Teppuu es un manga bastante curioso, desde el comienzo se hace claro que es distinto cuando nos damos cuenta que las protagonistas serán chicas y no chicos como estamos acostumbrados en la gran mayoría de los shonen, tampoco crean que se trata de una historia de “Magical Girls” por el contrario los combates son bastante realistas.

Pero lo mas extraño de este manga es su protagonista; los manga deportivos nos tienen acostumbrados a la historia del muchacho tímido que se esfuerza y descubre que a través del trabajo duro puede volverse mas fuerte (como en el caso de Hajime No Ippo). No ocurre así con Natsuo Ishido (la protagonista de Teppuu) quien desde el principio la tiene demasiado fácil, tanto es así que por lo general se descubre aburrida con todas sus actividades deportivas, volleyball, basketball, karate, etc. Ningún deporte le presenta un verdadero reto; gracias a su altura, y una enorme destreza natural, la vida de Natsuo la ha dejado “sola en la cumbre” tras haber alcanzado un éxito tras otro sin ninguna necesidad de esforzarse, hasta que un día…

Yuzuko Mawatari

Yuzuko Mawatari

La Historia de Teppuu

Natsuo conoce a la que será su motivación, su desafío, Yuzuko Mawatari, una chica pequeñita pero con un entusiasmo casi tan grande como sus pobladas cejas, y será precisamente ese entusiasmo, esa aura de exultante alegría e inocente felicidad la que llamara la atención de nuestra protagonista.

Yuzuko es una fanática de las MMA (Artes Marciales Mixtas – Mixed Martial Arts) y recién llegada a Japón después de vivir años en Brazil está iniciando un club de MMA en su istituto, y se le ocurre invitar a Natsuo…

Ella no le prestará atención en un principio, pero esas cejas enormes, esa sonrisa sincera, esa carismática personalidad no saldrán de la mente de la sombría Natsuo con facilidad. Pronto descubrirá que Yuzuko está a la altura de una joven campeona de las artes marciales mixtas. ¿Será esta finalmente la oponente que Natsuo ha estado esperando?

Teppuu Cover

Oota Moare nos presenta una historia curiosa e interesante en donde la personalidad de la protagonista es todo lo contrario de lo que estamos acostumbrados. Pero no solo se trata de Natsuo, los otros personajes también son muy diferentes, un sensei de karate que entrena a su pupila para que cobre venganza, una entrenadora que es un poco sado-masoquista, entre otras personalidades curiosas que se salen de la norma a la que estamos acostumbrados.

Teppu Combate

El Arte y la Acción de Teppuu

En un principio no me gustaba mucho el estilo que estaba usando Oota Moare en este manga, imagino que todavía estaba aprendiendo cuando inició esta obra, me parecía que los movimientos no estaban bien, se sentían estáticos, pero a medida que el manga fue avanzando me fue gustando mas el estilo, las poses y los movimientos que intentaba mostrar se sentían mas fluidos, parecía algo mas real.

Las chicas no dejan de ser atractivas a pesar de tratarse de luchadoras de artes marciales, Moare sabe mostrar la belleza de un cuerpo femenino musculoso y bien entrenado.

Teppuu Natuo vs Sawamura

Teppu un gran manga deportivo, pero muy diferente

Este manga me atrapó, en una sola tarde y una noche lo terminé (hasta donde va por ahora) es un vistazo al universo de las artes marciales femeninas, las dificultades que tienen para entrenar, para conseguir patrocinio, los trucos y las trampas que se ven obligadas a usar para llamar la atención, etc.

Pero no se puede negar que lo mas genial son sus personajes, como leí en un foro, en Teppuu es como si vieramos el clásico manga deportivo, pero desde el punto de vista del antagonista.

Natsuo tiene un talento natural y un cuerpo espectacular que le permite alcanzar el éxito de manera fácil y sin esforzarse mucho, y esa es su desgracia, ella no es feliz porque ella quiere sentir lo que es esforzarse y obtener el resultado del esfuerzo.

En este momento Teppuu se encuentra en su capítulo 33 y ha llegado a un punto interesante, una suerte de “final” pero pienso que es una historia que podría dar mucho mas si le dan la oportunidad.

Quiero dar las gracias a mi amigo Alexander Faría quien como siempre con sus críticas acertadas, me recomendó esta pequeña joya.


Artículos Relacionados:

Comparte este artículo con tus amigos