Hace muchos años ocurrió una serie de eventos que cumplen todos los requisitos para poder considerarse una historia de fantasía, está situada en el mundo de los videojuegos, y deja constancia de otras épocas en las que había circunstancias que hoy en día difícilmente podrán volver a repetirse, por lo mismo sería bueno contar esta relato, como hacían los bardos de los cuentos medievales. Bien, comenzaré con el relato, que se remonta a 1982.

Bien, en ese año Atari dominaba el mercado de la 2a generación de consolas de videojuegos, decidieron crear una campaña viral muy novedosa que hoy en día podría considerarse muy estrambótica e inconcebible. Se lanzó una gran búsqueda, con el fin de encontrar varios tesoros y al final quedarse con una espada épica, y no, no era virtual, tanto los tesoros como la espada eran reales, y vaya que eran tesoros, en total los 5 objetos se valuaron en 150,000 dólares de esa época (hoy en día debería ser mucho más), , tan solo la espada valía 50 mil, todos los premios tenían oro y piedras preciosas, así una épica búsqueda daba inicio.

El concurso

El concurso

El concurso consistía en una eliminación entre todos los participantes para obtener cada uno de los tesoros, así cada uno de los cuatro ganadores se enfrentaría en una gran final por la espada y ser declarado el vencedor absoluto. Para llevar a cabo estos concursos Atari lanzaría 4 videojuegos que servirían para dictaminar a cada ganador. Hay que recordar la época, los videojuegos por entonces estaban muy limitados y por si solos no podían aportar mucho “sabor” al concurso, por lo que cada juego era acompañado por un cómic (hecho por DC), que aportaba el sustento argumental. Cada juego estaría nombrado como uno de los 4 elementos básicos tierra, fuego, agua y aire, adicionalmente, en los juegos existían habitaciones con las que había que interactuar, las cuales estaban “ambientadas” en algún tema esotérico , earthworld en los signos del zodíaco, fireworld en el árbol de la vida del kabbalah, waterworld en el chakra y airworld en el I Ching de China .

Los premios

Los premios

Los videojuegos en sí eran de una mecánica básica, había que ir pasando por las distintas habitaciones para obtener objetos y llevarlos a una habitación particular en la que hacían progresar el juego. Cada habitación podría tener algún reto que pasar basado en las mecánicas básicas de esos tiempos (saltar entre obstáculos como en frogger por poner un ejemplo). Además eran bastante duros con el jugador, no como ahora en la que se le trata con mucha consideración, para poder acceder a todos los cuartos habían patrones nada fáciles de descifrar, por lo que sin saberlo podías estar dando vueltas en círculo sin saberlo.

sword8 sword13 sword22

la parte original de todo esto era que, cuando se lograba colocar un objeto en su lugar adecuado, aparecían en pantalla (con la delicadeza visual de un videojuego de principios de los 80′s) dos números que servían como pistas para poder descifrar una clave, la cual si se hacía de forma correcta te hacía merecedor de pasar a la siguiente etapa del concurso (había que mandar una carta y un formato escrito a las oficinas de Atari, todavía no existía el internet para los mortales). Ahora, ¿ cual era la mecánica de estas pistas? Para poder resolverlas, estos números hacían referencia al cómic que acompañaba al juego, la primera cifra hacía referencia a una página en particular, y el segundo, a una viñeta correspondiente, en dicha viñeta había una palabra escondida en el dibujo.

sword54 sword56

Las cajas

Las cajas

Así se obtenía una lista de palabras con las que había que formar la frase misteriosa, aunque no todo terminaba allí, como ingrediente extra, en cada juego había una llave adicional escóndida en el párrafo introductorio del cómic, por ejemplo en el juego tierra (el primero), solo contaban las palabras encontradas en los cuartos con números impares, en el juego fuego (el segundo), se tenían que sumar 7 al número que indicaba la página antes de intentar buscar la palabra escondida.  Todos los que lograban completar la frase, la enviaban a Atari, allí se elegían a los 8 finalistas, y la forma de obtener el premio era una competencia por tiempo jugando al juego en cuestión, el que lo terminaba primero, se llevaba el codiciado tesoro. En el caso de SwordQuest Earthworld fue un talismán y en el de SwordQuest Fireworld un cáliz, para Waterworld el premio consistía en una corona y para Windworld una “piedra filosofal”.

sword53 sword52

Capturas de los juegos

Capturas de los juegos

Muchas historias de fantasía están marcadas por la tragedia, y esta, no fue la excepción, tal vez algunos desde el principio pudieron sospechar de que se trata, pero llegó el momento de decirlo, como dije, el concurso empezó en 1982 en octubre arrancó oficialmente con la salida de Earthworld, y se tenía planeado que culminara 2 años después. Tras un muy buen paso de los 2 primeros juegos, ya entrado 1983, ocurrió el fatídico crack de los videojuegos, y todo se vino abajo, la distribución de Waterworld fue minúscula, de hecho el concurso se canceló, y Windworld ni siquiera vió la luz. Así solo 2 de los 5 premios se entregaron, sin embargo, los 5 ya habían sido creados, así que esta historia tuvo un ingrediente más, el misterio y las especulaciones, ya que se desconoce el paradero de los otros 3 premios, los rumores más fuertes apuntaban al que compró Atari tras la debacle, Jack Tramiel (al quien Commodore 64 le debe mucho, pero esa es otra historia) se había quedado con ellos, pero ahora que murió en 2012 no se sabe que pasó con los mismos. De los 2 premios que si se entregaron, parece que el cáliz sobrevivió, el talismán fue fundido y después vendido, así que esto cada vez parece más una leyenda que una historia real.

sword43

Los ganadores conocidos

Los ganadores conocidos

 

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos