magazinesEsta mañana me desperté con una sensación tan extraña, algo que no sentía hace muchos años y que de seguro no volveré a sentir nunca mas si no es en sueños. La sensación de que había comprado revistas nuevas…

Estaba soñando que había ido al Kiosco de la esquina y me había comprado un montón de revistas, estaba soñando que estaba dormido (curioso ¿no?) en mi vieja cama y que un montón enorme de revistas que acababa de comprar estaban apiladas a mi lado, y que me bastaría apenas abrir los ojos y estirar la mano, para comenzar a leer mis maravillosas revistas nuevas ¡jajaja!

Estoy seguro que los jóvenes de hoy en día, acostumbrados a la inmediatez y ubicuidad de la información de la que disponemos hoy en día jamás disfrutarán de esa sensación en la boca del estomago de estar emocionados porque estamos a punto de leer un montón de revistas.

Recuerdo con claridad cuando era niño, y llegaba el fin del mes, yo sabía que mi Mamá iba a comprar la revista Selecciones del Reader’s Digest (Un librito bastante grueso, muy diferente al folleto que venden hoy día) y que yo pasaría la tarde leyéndola 😀

Luego, ya mas maduro, me dejaba toda la mesada en el Kiosco de la esquina, en revistas Muy Interesante, Mecánica Popular (pregúntame lo que sea, yo leo Mecánica Popular) Conozca Mas, Discovery, PC Magazine, etc. Recuerdo también que la señora del Kiosco también me daba crédito y yo me llevaba montones enormes de revistas 😀 Y luego tardé muchísimo en pagar aquella deuda enorme D:

No me malinterpreten, es genial estar conectado y tener siempre disponible toda esa información al instante, pero esta mañana sentí nostalgia de aquella época en que mi mejor conexión con el mundo eran aquellas revistas ;D

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos