Este juego lo jugé hace algún tiempo, pero se me había olvidado hacer la reseña.
Resulta ser que es uno de los juegos mas complejos y detallados que haya jugado nunca, se llama Supreme Ruler 2020 y es una simulación completísima.
Eres el presidente de un pais y tienes ministros, inicias obras públicas, etc.
Como pueden ver en las imágenes el juego es tan detallado que en el mapa de Venezuela, podemos ver prácticamente todas las ciudades del país, Baruta, Yaritagua, Los Teques, etc. Ciudad Bolivar por ejemplo, queda cerca de unos generadores hidroélectricos.
Al igual que en el mundo real el país tiene una deuda externa enorme, está atrasado tecnológicamente y depende enormemente de la venta del petróleo y las importaciones.


Mi Gobierno

Durante el gobierno del presidente Vladimir Vasquez F. (que bien suena eso) grandes e importantes cambios se sucedieron a todo lo largo y lo ancho del país.
Cuando empiezo a jugar de lo primero que me doy cuenta es que empiezo a perder dinero rápidamente, se le está pagando un dineral a un monton de fuerzas militares y se está iendo una enorme cantidad de dinero en importaciones de comida.
Entonces de una vez mandé un montón de tropa a la reserva (en donde gastan menos) y ordené la construcción de un montón de complejos agropecuarios a todo lo largo y ancho del territorio nacional.

Con el simple hecho de reducir los gastos militares, se comienza a gastar menos dinero. Sin embargo el desarrollo de los complejos agropecuarios no se terminará mágicamente en unos días, tendré que esperar bastante para ver los resultados.

Las cosas mejoran ligeramente, pero todavía hay problemas importantes, uno de ellos es el problema del agua, en este juego al no haber agua potable disponible para la población, esta es importada y por allí estoy perdiendo muchisimo dinero también.

Entonces mando construir un montón de plantas procesadoras de agua; pero estas duran en construirse, incluso más que los complejos agropecuarios.

Otro problema es que estamos produciendo muy poca electricidad, y de paso como estoy construyendo tantas cosas nuevas, la demanda de electricidad no hace si no subir.

Para contrarestar esto, amplio los generadores hidroeléctricos que ya existen cerca de Ciudad Bolivar e instalo también otros en el Amazonas.

Este juego tiene una característica interesante, como las obras que mandé hacer cerca de Ciudad Bolivar están cerca de centros industriales, puertos, etc. Estas se terminarán en un tiempo relativamente corto, mientras tanto los generadores que mandé construir en Amazonas como están lejos de todo, se terminarán cuando la rana heche pelo y eso si y solo si tenemos fe.


Estamos mal pero vamos bien

Resulta ser que el dinero inicial que doy para las obras no es mas que una inicial, las obras continúan chupando recursos mientras se están construyendo. Como he mandado construir tantas cosas, la deuda pública crece enormemente.

Me pongo a revisar y me doy cuenta que los complejos de extracción y procesamiento de petróleo están sub-utilizados, entonces aumento el desarrollo de estos y creo unos cuantos más pues hay un montón de areas que no están siendo explotadas.

La gran metida de pata

Menos mal que en este juego uno no puede enterarse de la opinión de la prensa, ni escuchar las risas de los conciudadanos, por que por allá metí la pata terriblemente, mandé construir un enorme complejo de extracción de petróleo en mitad del estado Portuguesa, en Portuguesa hay petróleo, ese no fue el problema, lo que pasó fue que el complejo que yo mandé crear era para la explotación marítima…
¡Ese es un mar invisible que hay en medio de Portuguesa! :p

Va mejorando la cosa

Mientras tanto los complejos agropecuarios se han terminado y los gastos en importación de comida se reducen significativamente, como el país todavía tiene muchas áreas buenas para el desarrollo agricola, mando construir otros complejos adicionales para ver si pasamos de importar a exportar.

Mientras tanto no hay mujcho que así que me dedico a la diplomácia, le propongo un tratado de libre comercio a los Colombianos, quienes se apresuran a decir que si. El juego al principio dice que existen tensiones militares entre Colombia y Venezuela, pero a través del juego no vi nada así, tal vez fue debido a que yo “guardé mi ejercito” desde el principio, y seguramente los Colombianos tienen cosas mejores que hacer.

También me doy cuenta que Colombia posee tecnologías que Venezuela no y viceversa, propongo un intercambio, pero las tecnologías colombianas son superiores, así que aderezo el arreglo con algo de Petroleo, y consigo salir hasta con algo de dinero.

Como veo que la cosa de la diplomacia es buena, me dedico a hacer diplomacia por todo el continente LatinoAmericano.

Firmo tratados de libre comercio con todos los paises de centro y sur América, incluyendo Canada y La Guayana Inglesa, quienes resultan ser los mismos Ingleses, con lo que se puede decir que Venezuela tiene un tremendo negocio con los Europeos quienes comienzan a comprar petroleo como si no existiera un mañana.

La economía Venezolana empieza a mejorar sensiblemente.

Los únicos países quienes se niegan a firmarme los tratados de libre comercio son Brasil y Estados Unidos ¿por que? no me pregunten no tengo ni idea.

Igualmente los intercambios tecnológicos y científicos con las naciones de la región permiten que la situación de los Venezolanos mejore bastante.

Demasiado bien

Como el desarrollo agrícola, industrial, y económico del país crece tan aceleradamente, el desempleo comienza a desaparecer, pero como tengo tratados de libre transito con casi todos los países de Latinoamérica, se empiezan a venir olas de inmigrantes, al principio esto parece bueno, pero esta enorme cantidad de gente demanda grandes cantidades de agua potable y electricidad, efectivamente los generadores y plantas de agua que he mandado construir se terminan (excepto el que mandé hacer en Amazonas) pero están lejos de ser suficientes.

Mando a construir mas plantas potabilizadoras de agua, pero el número de generadores hidroeléctricos que puedo construir tiene un límite, por que simplemente ya he ocupado todos los terrenos en donde se podían construir.

Me niego a constuir generadores que utilicen combustibles fósiles (el petroleo lo vendemos, no lo gastamos) pero el país tampoco posee las tecnologías para crear plantas nucleares o de otro tipo, nada me toca mandar a construir un montón de plantas de energías alternativas que duran una eternidad en terminarse y de paso producen poquita electricidad.


Diplomacia, diplomacia y más diplomacia

Realizo una gira por los paises Africanos a ver si consigo el mismo éxito que obtuve en Latinoamérica, el éxito es rotundo (¿quien en su sano juicio se negaría a la posibilidad de petróleo barato?) y los tratados de libre comercio proliferan por todo el continente Africano.

Los Africanos además poseen un montón de tecnologías militares que con mucho gusto comparten conmigo a cambio de un monton de tecnologías relativas a la salud que yo había obtenido de los paises Latinoamericanos.

Tengo éxito incluso con los paises del medio oriente quienes evidentemente no necesitan petróleo, pero quizás les interesa la posibilidad de comprar la comida que ahora Venezuela está exportando.


Turquia nos saca la pata del barro

Después de que le firmamos el tratado de libre comercio a los Turcos, y durante el resto del juego, este país continuamente nos vendió grandes cantidades de agua potable y electricidad a precios de risa, como se dice un regalo ¿por que? no tengo idea, imagino que les caímos bien y querrán ayudar al montón de Turcos que viven en este país ¡viva Turquía! ahora ¿cómo hicieron los Turcos para vendernos la electricidad? por que evidentemente uno puede comprarle electricidad a Colombia, a Brasil, a Panama, incluso a Argentina si una lleva las cosas al extremo, pero ¿a Turquía? ¿Cuanto costaría tirar esos cables a través del oceano? 🙂

Aquí, no hay quien trabaje

Con la ayuda de Turquía, Inglaterra, Colombia y otros países, la economía del país se dispara, la deuda pública comienza a reducirse a niveles tolerables y los niveles de vida de los Venezolanos mejoran enormemente.

Pero… Siempre hay un pero, no hay gente, se acabó el desempleo, todo el mundo tiene un trabajo y la velocidad de los inmigración no es lo suficientemente rápida como para suplir la demanda.
Me dedico a crear tratados de libre transito con países de todo el mundo a ver si entusiasmo a que vengan mas inmigrantes, pero como firmé tratados de libre comercio antes, las economías de ellos también han mejorado, así que no tienen mucho interés y la medida no consigue gran cosa.
Busco al ministro de salud y obras sociales y lo mando a que gaste más dinero (a ver si la gente se muere menos y trabaja mas) pero es poco lo que consigo.

Los puestos de trabajo se van llenando, pero ahora será poco a poco, ya no dispongo de una enorme población esperando por un puesto de trabajo.

De paso la economía mejorada impulsa a los ciudadanos a demandar mas bienes de consumo los cuales son importados.

Sabiendo que se me puede desangrar la economía del pais por allí, me dedico a construir fábricas de bienes de consumo y bienes industriales, pero esta vez con mayor moderación, por que sé que no importa que construya mucho, igual no hay suficiente gente que trabaje en ellas.

Pagar esa deuda

Cualquier Venezolano que haya soñado con ser presidente de su país, seguramente soñará con pagar la deuda externa que tanto nos ha atormentado por generaciones, así que mientras esperaba a que mi fuerza de trabajadores crecía paulatinamente (por no decir a paso de morrocoy) me dediqué a vender grandes cantidades de petróleo a excelente precios a los países que nos habían ayudado, Turquía, Colombia, Inglaterra, Argentina, etc.

Ya con un buen nivel de Tesoro en el banco me dediqué a bajar sustancialmente la deuda del país; sin embargo el ministro de la economía renueva los prestamos sin preguntarle a nadie y sin pedir permiso (creo que no hay manera de evitarlo) pero por lo menos los nuevos prestamos son a tasas de interes mucho más razonables.

Dos años y medio después

Habiendo dejado el país con una situación económica envidiable, reducido la deuda a niveles decentes, mejorado las relaciones diplomáticas de la nación con el 99,99% del mundo (excepto brasil y Estados Unidos, no sé por que) el señor Presidente de la República dimite del cargo y se va a matar Zombis por que es más entretenido.

¿Que tal el juego?

Supreme Ruler es una tremenda simulación, económica, social, militar, etc.
Pero ¿es un juego divertido? No lo creo, me parece que está demasiado orientado al aspecto militar, si no te dedicas a fabricar un montón de soldaditos y tanquecitos y hacerle la vida negra a tus vecinos, es muy poco lo que vas a poder hacer y vas a pasar la mayor parte de tu tiempo mirando la pantalla sin nada que hacer (y no es que los graficos sean muy bonitos que se diga) Imagino que jugar con los Estados Unidos u otros paises que arrancan mejor que el mío debe ser mas divertido, sobre todo con la enorme capacidad económica, militar e industrial de aquel pais.
Imagino que habrá gente a la que le gustará este estilo de juego, pero por el momento prefiero seguir jugando al Civilización 4

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos