Al principio pensábamos que nuestro mundo era el centro del universo, la Tierra era un lugar único, especial.

Pero entonces, descubrimos que este era solo uno de muchos mundos.

Pero teníamos una esperanza, nuestro sol era el único sol, todas las otras estrellas eran unas luces diminutas; eventualmente descubrimos que esas mínimas luces eran otros soles iguales al nuestro, pero enormemente lejos.

Con el tiempo, también descubrimos que la nuestra es solo una de entre millones de galaxias.

Durante algún tiempo, muchos científicos debatieron la idea de que nuestro sistema solar era único, que como regla general las estrellas no poseían planetas orbitando en torno a ellas; la multitud de exoplanetas que continuamente son descubiertos en la actualidad gracias a los nuevos instrumentos y las nuevas técnicas, ha probado que no, nuestro sistema solar tampoco tiene nada de especial.

Copernico dice que somos unos mediocres

En vista de que nuestro mundo no es especial y que nuestro sol, es solo uno más y que nuestra galaxia es simplemente una entre otras cientos de miles de millones; muchos científicos han propuesto lo que se denomina el “principio de mediocridad” también conocido como “principio copernicano” por que Copernico fue el primero en decir que nuestro planeta no era el centro del universo.

El principio de mediocridad es una generalización que podría resumirse así:

Cuando uno observa un fenómeno, por ejemplo una estrella que se convierte en supernova. Aunque el fenómeno en el momento nos parezca único; debemos asumir que no lo es, y que eventualmente dadas las circunstancias habituales este se repetirá. Es decir, una supernova es solo un periodo en la vida de muchas estrellas.

Tomemos por ejemplo, el caso de las galaxias, cuando observamos a un enorme conjunto de galaxias, podemos comprender que diferentes galaxias están en distintas etapas de la evolución galáctica, por esa razón los científicos pueden predecir como evolucionará la nuestra, por que simplemente ya lo han visto, ya han visto lo que pasa a otras galaxias en diferentes periodos de tiempo. Es decir nuestra galaxia no es única, ni el periodo de desarrollo de nuestra galaxia es único tampoco.

Incluso hay teorías en la actualidad que proponen que nuestro universo es apenas uno entre muchos:

Vida, Inteligencia y Civilización

Basándose en el principio de mediocridad, se asume entonces que el fenómeno de la aparición de vida en la Tierra tampoco es especial, dado que la Tierra no es especial, que nuestro sistema solar no es especial y que nuestra galaxia no es especial, entonces ¿por que la aparición de la vida en nuestro planeta tendría que ser especial? el principio de mediocridad dice que eventualmente el fenómeno se repetirá en algún otro lado dadas las circunstancias adecuadas.

De hecho, si sabemos que otras estrellas y por ende otros sistemas solares se encuentran en etapas de desarrollo similares al nuestro, es muy posible que el desarrollo de la vida se encuentre por lo tanto en un periodo similar; o incluso es muy posible que la vida se haya desarrollado antes en otros planetas ¿por qué tendría que estar la vida de nuestro planeta en un momento privilegiado?

Lo mismo podría decirse del desarrollo de la inteligencia y la civilización, ¿por que habrían los humanos de ser especiales? de acuerdo al principio de mediocridad; eventualmente y dadas las circunstancias adecuadas, existirán otras inteligencias y otras civilizaciones similares a la nuestra. Pero ¿por que habrían de estar esas civilizaciones en el mismo estadio de desarrollo que la nuestra? al igual que las estrellas y galaxias todas se encuentran en periodos de desarrollos distintos es evidente que de existir estas otras civilizaciones, algunas se encontrarán en periodos de desarrollo anteriores al nuestro y posiblemente otras se encontrarían sumamente adelantadas a nosotros.

¿Y donde están ellos?

Esa fue la pregunta que se hizo Enrico Fermi por allá en los 50’s, si nuestro planeta no es especial y nuestro sistema solar no es especial y el periodo de tiempo en el que nos encontramos tampoco es único, entonces es evidente que existirían civilizaciones alienígenas que estarían más desarrolladas que la nuestra ¿pero donde están?

Si nuestra civilización puede ser fácilmente detectada por las señales de radio y televisión que llevamos décadas emitiendo, una civilización más desarrollada que la nuestra debería ser detectada incluso con mucha mayor facilidad, no solo deberíamos ser capaces de detectar sus transmisiones, también deberíamos ser capaces de detectar los cambios que realizan en la galaxia, al igual que nosotros cambiamos nuestro planeta, una civilización muy avanzada debería ser capaz de construir mundos anillos o esferas de Dyson u otro tipo de hiper estructuras que serían fácilmente detectables con nuestros instrumentos.

¿Donde están las sondas de Bracewell? Supongamos que el viaje más rápido que la luz es ciertamente una imposibilidad incluso para la mas avanzada de las civilizaciones, aún así estaría en posición de crear estas sondas autoreplicantes que podrían esparcirse por la galaxia a enorme velocidad incluso viajando por debajo de la velocidad de la luz.

Hay quien incluso argumenta que hace tiempo que tendríamos que estar bajo el poder de algún imperio galáctico ¿por qué no es así?

No somos únicos, somos diferentes

Volvamos a la tierra y comparemos a la humanidad con el resto de las especies animales, realmente no somos muy diferentes de ellas, la forma en la que nos movemos es mas bien tosca en comparación a la gracia de muchos otros seres de nuestro mundo, poseemos un par de apéndices manipuladores, nuestras manos, pero no son nada comparadas a la habilidad, adaptabilidad y fuerza demostradas por pulpos, calamares y elefantes.

¿Y nuestro cerebro? ¿que hay de nuestro cerebro? ¿es el mas grande de todos los cerebros? por supuesto que no, seguramente has leído que nuestro cerebro posee muchas mas “circunvoluciones” que la mayoría de los animales, y es muy cierto a excepción del delfín.

Allí lo tenemos los delfines, poseen un cerebro similar al nuestro o incluso tal vez mejor que el nuestro, los elefantes y ballenas también poseen cerebros mas grandes que nosotros, y los elefantes tienen un excelente órgano manipulador ¿por que no desarrollan una civilización como la nuestra?

Por que somos diferentes. Observemos por ejemplo el ojo, muchos animales poseen ojos como el nuestro, sin embargo muchos otros poseen ojos diferentes, comparemos los ojos de una mosca con los ojos de una araña y los ojos de una serpiente, son similares, sirven para capturar la luz, sin embargo cada uno de ellos es diferente.

Observemos a los pájaros, todos vuelan en forma similar, pero el vuelo de halcón es muy diferente al vuelo de un colibrí, si los dos usan alas, si los dos vuelan, pero ambos son enormemente diferentes entre si.

Igualmente nuestro cerebro y el de los chimpancés, o los delfines, o los elefantes, sirven para pensar, nos dan una herramienta para sobrevivir, la inteligencia, pero no por ello las inteligencias son las mismas, igual que una mosca no ve el mundo de la misma forma que lo hace un halcón o una mariposa no vuela de la misma manera que lo hace un colibrí.

Nuestra civilización es una consecuencia de nuestra inteligencia; ciertamente deben existir otros mundos con vida allá afuera, y evidentemente algunos de ellos desarrollarán inteligencia, pero ¿será esa inteligencia idéntica a la nuestra? Pensar eso es tan absurdo como creer que tendrán las manos como nosotros o los ojos como nosotros o que se comunicarán igual a nosotros.

Quizá su inteligencia no los lleve a desarrollar civilizaciones como lo hacemos nosotros, o tal vez las civilizaciones de ellos no desarrollen tecnología espacial como la nuestra, a lo mejor están menos interesados en explorar y nunca se les pase por la cabeza la idea de crear sondas de Bracewell, mundos anillos o esferas de Dyson etc.

Nuestras civilizaciones tienden a desembocar siempre en Imperios, y pensamos que las otras civilizaciones de la galaxia serán iguales ¿por qué?

En las historias de Jack Vance los mundos alienigenas están casi siempre poblados por seres “semi-inteligentes” y tal vez esa sea la realidad, cuando nosotros exploremos la galaxia (por encima de la velocidad de la luz o con nuestras sondas de Bracewell) seguramente descubriremos muchos seres extraterrestres similares a los elefantes y los delfines, seguramente descubriremos otras civilizaciones a las que nunca se les pasó por la cabeza salir al espacio, o emitir señales de radio o televisión.

O tal vez es solo que hemos tenido suerte 😉

Comparte este artículo con tus amigos