“Cogito ergo sum” pienso luego existo, la culpa es de Descartes quien en su famoso “Discurso del Método” nos salió con esto del solipsismo. Sabemos que nuestros sentidos pueden ser engañados y dado que nuestros sentidos son la única conexión que tenemos con la realidad; terminamos con una realidad bastante dudosa.
Solipsismo es en esencia llevar ese concepto al extremo, lo único de lo que no puedo dudar en este universo es que pienso; por lo tanto lo único que existe es en efecto mi mente.
Sin embargo no cabe duda de que estoy haciendo un trabajo muy bueno en crearme todo este universo ilusorio, sobre todo cuando tomamos en consideración la complejidad con la que se comportan estas ilusiones ¿Cómo es posible que yo haya creado todo esto y no tenga conocimiento de absoluto? ¿Cómo es posible que yo me encuentre en alguna especie de sueño lucido, pero no tenga control total de este universo? Hay dos explicaciones la primera y más sencilla; en realidad esta ilusión no la creo yo, si no que existe una especie de “Genio maligno” una suerte de “Matrix” que mantiene mi “cerebro en un cubo” para sus propios y (casi siempre) malignos propósitos. La otra explicación podría ser que yo mismo creé este universo pero en un estado mental previo en donde poseía conocimiento y control de este universo; pero por alguna razón decidí olvidar este conocimiento y perder el control.
Como sea estoy admitiendo la existencia de un algo externo, una entidad como el genio maligno o una existencia previa; ambas suposiciones fallan al pasar la prueba de la cuchilla de Occam, dado que sería más sencillo suponer que el universo simplemente si es real y nosotros no somos otra cosa que una mente más (aunque admitimos que esta teoría no es tan buena para el orgullo propio).
Raymond Smullyan ofrece algunas alternativas y variaciones al tema del solipsismo, el se pregunta por ejemplo ¿Qué pasaría si la que existe es de hecho una sola entidad, pero esta entidad cambia de cuerpo y de conciencia a una velocidad increíblemente rápida? Todos seríamos reales sin serlo y esa entidad sería algo equivalente a Dios.
Admitamos que yo solo soy incapaz de imaginarme un universo así de complejo; pero ¿Dónde dejamos a Jack Vance? ¡Jack Vance el Creador de Mundos! ¿Será que Vance es el único que existe y nosotros no somos más que ilusiones de su mente? XD

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos