¡Es amor! No es otra  cosa, lo que me ha generado la saga de Lois McMaster Bujold, yo 3 de 3, de los cuales dos fueron en seguidilla y he quedado enganchado. Motivado por este deseo de compartir mi experiencia vengo con la reseña de la siguiente novela: Hermanos de Armas, la cual vendría a ser la continuación de El Juego de los Vor.  Aunque tengo entendido que el orden de publicación es inverso.

Bueno, antes de continuar con mi disertación sobre la saga vamos por las formalidades.

La Trama de Hermanos de Armas

A los veinticuatros años ha de ser muy difícil mantener dos identidades: teniente de Barrayar y, casi por carambola, comandante en jefe de los mercenarios Dendarii.

Pero ésa es la maldición secreta de Miles Vorkosigan, quien deberá hacer verdaderos juegos malabares para cumplir con esta imprevista e indeseada duplicidad de obligaciones.

Perseguida por los Cetagandanos, la Flota de los Mercenarios Dendarii debe llegar a la Tierra para efectuar reparaciones.

Éste no es el único problema: no hay fondos para pagar esas imprescindibles reparaciones y, sobretodo, existe un peligroso complot para reemplazar a Miles por un doble, su clon Mark. Pero ¿en cuál de sus identidades piensan substituirle?

Comentario

Esta vez serán más sencillos. Es evidente que esta señora es una excelente narradora, porque es capaz de envolver al lector y hacerlo avanzar con rapidez. Además, Miles es un personaje que por sus rasgos físicos y mentales es realmente atrayente. Cínico, maniático, depresivo, raya en lo bipolar, lo paranoico y lo genial. También me confirma algo —que ya Tyrion Lanyster había confirmado— le gente pequeña es de armas tomar.

Esta historia presenta varios puntos interesantes, como son el encontrarse ambientada, en su totalidad, en la tierra. Lo que nos da una idea de cómo la autora prevé nuestro futuro. Hay elementos que son ya muy retro, como los tubos, aunque creo que el Señor Elon Musk desea hacerlos realidad; y los autos voladores, pero de paso su visión sigue siendo interesante.

Otro elemento interesante es el dilema bioético que plantea la existencia del clon ¿Qué derechos o responsabilidad tiene un individuo para con su copia genética? ¿Es un hijo? ¿Es un hermano? ¿Es solo una reserva de órganos? Estas dudas, y como afectan a Miles, son realmente interesante. También la situación de Mark para con Miles y sus identidades. Tal es la fuerza de este punto que secuestra toda la narrativa, dejando de lado el tema de la conspiración.

Si bien, en nuestra época, la clonación está en pañales —pero los estudios sobre bioética no lo están—, la forma como lo aborda la autora invita a pensar sobre otros dilemas de esta magnitud, especialmente cuando habla de la infancia de Mark y todo lo que se hace en Jackson Howl. En ese momento, no pude evitar pensar en el Sudeste Asiático, donde, según la prensa y la cultura general, se puede hacer cualquier cosa inimaginable si se carece de escrúpulos.

Debo confesar que yo, como autor, habría matado a Mark, pero la autora con la actitud que asumió Miles reveló aspectos profundos de la psiquis de este personaje, le dio más forma  y le hizo ganar más puntos; eludiendo así los clichés.

Otro tema interesante, es la relación padre e hijo y como esta puede condicionar el desarrollo de una persona. Esto lo vemos retratado en cierto personaje. Destacan, a su vez, el desarrollo que sufrieron otros personajes como Iván, que en la primera novela pensé que era un pesado, aquí resulta ser un tontorrón pero un pariente muy querido y que quiere a Miles. Por otro lado, la evolución de los amores de Miles me encantó, bueno por la autora.

En fin, para ir cerrando. Hermanos en Armas es una buena novela, entretenida y ágil, que sin pretensiones plantea un tema controversial e interesante. La novelas de Miles Vorkosigan han ganado muchos puntos para mi, pues no estamos frente a una space opera cualquiera, ni una ciencia ficción de corte político militar usual. Aquí la sangre y las vísceras son secundarias, lo importante aquí son los temas a abordar y el politiqueo, la mayoría controversiales, pero tocados con tacto.

A pesar de lo complicado de su orden de lectura, a mi esta saga me ha convencido de leerla en su gran mayoría. Pienso seguir con ella durante un buen rato, sin empacharme. Es por ello que, sin tapujos, la recomiendo 1000%. Hermanos en Armas, y a Saga de Miles Vorkosigan no tienen desperdicio.

Save

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos