No todo en la vida es Ciencia Ficción dura. Claro que Isaac Asimov y Arthur C. Clarke están entre mis favoritos, pero también Dan Brown, que más allá de la polémica que levanta, sus libros son muy buenos si uno los lee como lo que son: novelas de acción y misterio. Y mientras algunos consideran este tipo de literatura, un placer culpable, yo no siento ninguna culpa por querer algo ligero de vez en cuando.

Realidad Aumentada

Pero ligero no significa “mal hecho.” Eso es lo que muchos confunden. Por suerte, “Realidad Aumentada” de Bruno Nievas es una novela muy bien hecha.

Realidad Aumentada es la historia de Jacob Assavar, un científico que inició su aprendizaje desde la medicina, pero luego entró a la informática, y a sus 43 años es especialista en neurología y prefiere utilizar sus habilidades en el lado informático. Su último éxito era un software que acomodaba las canciones en los reproductores mp3 en el orden más adecuado para ajustarse al ánimo del usuario. Sin embargo la existencia de este software es un secreto, él cobra por la idea, y la marca de esos mp3 vende más porque “son magia.” (¿Les suena de algo?)

Pero a pesar de todos sus conocimientos, sigue padeciendo de las mismas pesadillas desde su niñez.

La aventura comienza cuando Steve Jobs Stephen Boggs lo contacta personalmente para trabajar en un proyecto del cual no le puede decir nada hasta que firme un contrato que lo obliga a mantener en secreto la tecnología. Entre la grandiosa paga y el reto científico acepta. A partir de ahí empiezan las sorpresas: Un antiguo amor, varias muertes relacionadas al proyecto, un bug catastrófico en el software y por último, un chip de origen desconocido.

El principal mérito de Realidad Aumentada –aunque también puede ser contraproducente- es que se disfraza muy bien como ciencia ficción dura, del mismo modo que los clásicos Expedientes X. Ofrece explicaciones para todo lo obvio, y se cuida muy bien de que los detalles más fantasiosos queden ocultos. Sin embargo (y al igual que los Expedientes X) en el fondo es más una historia de misterio y suspenso, eso sí, cubierta de manera exquisita con Ciencia Ficción.

Y aunque hubiera querido, no la he podido leer de una sola sentada. Es bastante larga. Aún así, estoy seguro que les parecerá muy corta. El autor se ha cuidado muy bien de que el largo de la novela se justo el necesario para que no se rompa esa ilusión de realismo que aporta la Ciencia Ficción.

En conclusión: recomendada para quienes busquen algo similar a un buen episodio (¡Larguísimo!) de los Expedientes X, o una experiencia similar. Muy divertida, y la narrativa engancha de principio a fin.

Pueden usar Google para conseguir la novela. Está disponible para leerse totalmente gratis en 24Symbols, que de momento sólo se puede entrar con invitación, pero este 30 de Junio van a repartir nuevas invitaciones. Estén atentos.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos