Recuerdo una ocasión hace ya muchos años en que estando en una práctica de Rugby, llegó un nuevo jugador, yo llevaba bastante tiempo siendo “el nuevo” y me gustaba la idea de compararme con el otro muchacho para ver que tanto había mejorado con mi entrenamiento.

Pero aquello fue un desastre, el profesor pasó toda la práctica corrigiéndome y regañándome hasta que ya cansado le pregunté a uno de mis compañeros mas experimentados:

“¿Qué me pasa? ¿Por qué cometo tantos errores?”

Y el otro muchacho muy sabiamente me respondió:

“Porque estás intentándolo, fíjate en el nuevo, no ha cometido ni un solo error por que ni siquiera se ha acercado al balón; tú en cambio estás siempre en el medio de las jugadas y por eso llamas la atención del entrenador”.

En aquel momento tal vez no lo entendí, pero hoy comprendo que es verdad, el error es una pieza fundamental de nuestra vida siempre que estemos intentando algo.

Siempre que intentemos hacer algo, existe el riesgo de que metamos la pata, y si intentamos muchas cosas con mucha frecuencia, las posibilidades de que metamos la pata aumentan.

procrastination Entonces tenemos también el otro extremo, el de los procrastinadores, aquellos que no hacen nada por temor a cometer un error, quienes están esperando a convertirse mágicamente en perfectos para atreverse a actuar.

Lamentablemente eso no va a pasar, si no cometes errores, no vas a descubrir como hacerlo correctamente, así que comienza a actuar.

El otro día un amigo se quejó de que yo “perdía el tiempo probando demasiadas cosas” haciendo referencia a que continuamente estoy testeando nuevo software, nuevos videojuegos, etc.

Aquello me dolió y me pareció un tanto cínico, sobre todo viniendo de una persona que comenzó a navegar con un nuevo browser por recomendación mía.

Solo imagínate ¿cómo sería el mundo si no intentáramos cosas nuevas? De seguro seguiríamos bajo el agua como colonias de plancton.

Es necesario que continuamente probemos nuevo software, cierto, la gran mayoría de los programas que utilicemos no van a servirnos ni van a funcionar de la forma que esperamos, pero ¿te imaginas como sería si continuáramos navegando con Internet Explorer? O_O

Pinky & Brain

Lo mismo se aplica a los videojuegos ¿cómo te vas a enterar de que un nuevo juego es bueno si nadie lo prueba? Precisamente para eso estamos las personas que “perdemos el tiempo probando demasiadas cosas” ¡por que les ahorramos el trabajo de probarlas a los demás!

Este fin de semana, estaba leyendo entre mis fuentes para encontrar información sobre un artículo de divulgación científica que quiero hacer. Y déjenme decirles ¡es difícil! Porque la ciencia no es exacta y unos investigadores contradicen a los otros; y entonces me quejé por las redes sociales que escribir divulgación científica bien es muy difícil, pero ¿cual es la alternativa? ¿No escribir sobre ciencia entonces? Porque se hace evidente que sin importar lo mucho que lea igualmente voy a meter la pata en alguna parte.

Lo mismo me pasa con mis relatos de Ciencia Ficción, ¿desde hace cuanto tiempo me propuse ir escribiéndolos y publicándolos regularmente por acá? Pero no, los personajes no están listos, la trama no es suficientemente profunda, no tengo tiempo para escribir, etc. etc. etc.

Siempre hay una excusa y siempre la habrá; así jamás voy a convertirme en el escritor que siempre he soñado ser.

Así que amigos, bienvenidos a la Cueva del Lobo, mas llena de errores que nunca, pero ¡HEY! Al menos lo estoy intentando ;D

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos