La Ciencia Ficción Mundana está muy de moda y con razón, la tecnología avanza a pasos tan agigantados que incluso la tecnología que tenemos hoy día muchos de nosotros no la conocemos y por supuesto tampoco sabemos como manejarla.

Este es  mi primer intento de Ciencia Ficción Mundana, un cuento que comencé a escribir a finales de Agosto, cuando decidí tomar mi carrera de escritor mas seriamente, ya he hecho seis versiones y creo que estoy cayendo de nuevo en una mala costumbre que tenía hace años, la de corregir un mismo relato infinitamente y no presentarlo nunca realmente, así que antes de que me decida a corregirlo nuevamente, aquí les dejo Pequeños Peces.

Pequeños Peces

Los pueblos que han sido encadenadas y cuyos líderes finalmente pierden su control sobre el flujo de información, pronto surgen con libertad y vitalidad, pero la nación libre que gradualmente constriñe su control del discurso público, ha comenzado su rápida caída hacia el despotismo.

Cuídate de aquel que te niega el acceso a la información, porque en su corazón, sueña con ser tu amo.

Comisionado Pravin (Hermano) Lal

I
Justo después de que la Internet como una sola entidad consiguió que la ley Sopa fuese rechazada, como una burla descarada a ese logro, Kim DotCom era arrestado, todos escuchamos la historia (pusieron mucho énfasis en que todos conociéramos la historia) el FBI llego a su casa con helicópteros, armas automáticas, perros y todo una parafernalia diseñada específicamente con un propósito, pero ¿cual era el mensaje? ¿qué deseaban que entendiéramos? ¿Por qué aquellas acciones tan precipitadas y exageradas? Era evidente, miedo, sembrar el terror en todos, recordarle a esa abstracta entidad llamada la Internet quienes eran los amos y quienes los esclavos que asustados debían correr a esconderse silenciosamente. “No importa quien seas, no importa donde te escondas, tienes que tener mucho miedo de nosotros,” era lo que aquellas acciones parecían gritar a los cuatro vientos.
Sentado frente a su monitor un sujeto apodado Svensgaard se preguntaba ¿cómo reaccionaría la Internet? ¿Huirían todos temerosos como ratas o volverían a reaccionar como el lobo al llamado de la manada? Pero mas importante aún ¿qué podía hacer él? ¿Cómo podía colaborar Svensgaard con los suyos? Y mientras pensaba eso, no podía evitar recordar como siempre en el inmenso poder de los mares…

II
El movimiento de las líneas en el chat del juego lo sacó de su ensimismamiento.
Miriam dice: –Han cerrado Demonoid también ¿lo sabían?
Lal dice: –Y por si eso fuera poco también han arrestado a los fundadores en México ¿Pueden creerlo?
Santiago dice: –En la presente situación lo creo todo.
Yang dice: –¡Carajo yo descargué este juego de Demonoid!
Svensgaard dice: –¿No lo hicimos todos?
Morgan dice: –¡Sí! Incluso yo lo hice, pero claro, solo después de haber comprado el original… 😉
Zackharov dice: –Sí claro Morgan, todos te creímos 😉
Aki-Zeta dice: –Por favor gente no desviemos el tema, ¿qué vamos a hacer? Primero Megaupload, luego Demonoid, ¿Qué vamos a esperar? ¿Que vengan por Pirate Bay?
Miriam dice: –¿Qué podríamos hacer? Esto es piratería y está fuera de la ley.
Zackarov dice: –Leyes primitivas para otra época, los tiempos cambian las leyes también tendrán que hacerlo.
Lal dice: –¡Flujo libre de información carajo!
Svensgaard dice: –Aunque esté fuera de las leyes, ¿estamos dispuestos a renunciar a la cultura del mundo? Yo no sé un sujeto multimillonario como Morgan, pero en mi caso no puedo dejar de piratear, no estoy dispuesto a aislarme del mundo.
Morgan dice: –Yo sería incapaz de pagar todas las películas, series, videojuegos, libros, etc. que disfruto, y tampoco estoy dispuesto a renunciar a ellas.
Santiago dice: –Ni yo tampoco, pero en verdad ¿qué carajo se supone que podemos hacer?
Yang dice: –Política, nos guste o no, mientras idiotas retardatarios estén en el poder, siempre se opondrán al progreso.
Miriam dice: –Carajo Yang y que lo digas tú…
Yang dice: –No hables mucho…
Aki-Zeta dice: –La política es una vía, creo que todos deberíamos inscribirnos en los partidos piratas de nuestros respectivos países, pero cualquier acción que tomemos en ese sentido sería muy lenta, debemos actuar rápido, debemos actuar ya.
Zackharov dice: –Hay nuevos adelantos en la tecnología de torrents, pienso que deberíamos apuntar en ese sentido.
Yang dice: –Sin importar la tecnología que apliquemos, mientras los servidores se encuentren bajo la jurisdicción de países con leyes primitivas, el resultado será siempre el mismo.
Zackharov dice: –Entonces quizá debamos mudar los servidores al espacio como se ha estado planeando.
Santiago dice: –¿Tienes una idea la más mínima idea del dinero que cuesta poner un satélite en órbita?
Lal dice: –No hay que desesperar, todavía tenemos tiempo,todavía tenemos muchos trackers, hay muchos peces en el mar.
Aki-Zeta dice: –Pero no nos descuidemos, debemos organizarnos, debemos actuar o podemos quedar aislados como dice Svensgaard.
Svensgaard dice: –Lal es un genio.
Lal dice: –Sí ya lo sé, pero ¿por qué razón lo mencionas ahora?
Svensgaard dice: –El mar, el inmenso poder de los mares…
III
Svensgaard estaba lejos de ser un rubio de alguna costa escandinava, el sol de Barlovento se afincó con saña sobre su oscura piel aquella mañana de Septiembre mientras subían todo el aparataje a las lanchas. ¿Qué tan lejos llegaría la señal? ¿Qué tanto podían alejarse de la costa? ¿Cuanto tiempo funcionarían los servidores? Habían hecho cálculos de todo aquello, pero ¿se sustentaría con las pruebas en la realidad?
Svensgaard todavía se sorprendía al ver a la Aki-Zeta, nunca se imaginó que realmente fuese una mujer, mucho menos que fuese una rubia platinada igual que su avatar en el juego ¿tendría implantes cibernéticos también?
No se habían dado siquiera sus nombres verdaderos, se habían presentado con sus nombres del juego, seguían siendo Zackharov, un morenito con lentes de Barquisimeto, Morgan un tipo bien vestido que había volado desde Buenos Aires, Miriam era un tipo bastante cínico y mordaz que estaba bastante lejos de predicar la palabra del señor, Santiago era otro tipo con corte militar y una forma de hablar cortante, el que Yang de verdad fuera asiático era interesante y hasta gracioso, pero la hermosa cabellera rubia casi blanca de la Aki-Zeta había dejado a todos boquiabiertos. Ella había traído la mayoría de las herramientas y aparatos y buena parte de los fondos, no dijo de que país venía, pero todo mundo sospechaba que era Sueca, no tanto por lo rubia si no por la habilidad para conseguir todo aquello, ella no explicó de donde lo había sacado ni ellos le preguntaron, pero que el Partido Pirata Sueco los apoyaba era una posibilidad muy grande.
–¿Donde están las antenas? –Preguntó Lal– ¿Cómo vamos a conseguir que los microservidores se comuniquen sin utilizar una antena?
–Las antenas serían demasiado sospechosas –Aclaro Morgan– Y lo que nos interesa es que tarden mucho tiempo en descubrirnos.
–La mejor forma de comunicación en el mar es el sonido –explicó Svensgaard– y con pequeños dispositivos podemos crear señales que viajen muy lejos.
–Por supuesto necesitaremos convertir esas señales a digital en algún momento, tendremos un aparato para eso, pero no todos los microservidores lo necesitan. –Señaló Zackarov– para esas transmisiones podríamos utilizar whitespaces o wifi sin consideramos que es mas sencillo.
Las pruebas resultaron muy bien, mejor de lo que habían calculado, pero sin embargo sus transmisores no tenían ni la fuerza ni la altura para alcanzar la costa desde la frontera marítima del país, tendrían que colocar muchos retransmisores, y todo aquel aparataje tenía que ser autónomo, utilizar placas solares, generadores eólicos o maremotríces, no podían estar recargando en la costa, a los “idiotas retardatarios en el poder” como los llamaba Yang, les bastaría con negarles el acceso a la energía para anular toda la operación.
Mientras retornaban a la playa Svensgaard no pudo evitar pensar que era la primera vez en que de verdad unía la piratería digital con la piratería marítima.
Aquella noche, después de transmitirle al resto del mundo los esquemas y de hacer unos cuantos videos mostrando como armar los pequeños aparatos con las herramientas disponibles en cualquier hackerspace, los amigos se sentaron a jugar el mismo juego que habían jugado durante tantos años, pero por primera vez no a través de la Internet si no a través de una Lan, con todos en la misma habitación.
–Es muy extraño no usar el chat para hablar con ustedes mientras estamos jugando– dijo Morgan.
–Mas extraño es verles las caras, por ejemplo Zackharov está a punto de sacar otro proyecto secreto, solo hay que fijarse en la sonrisa idiota que no se le quita– replicó Yang.
Cuando Zacharov no pudo contener la risa, tampoco pudieron los otros, aquella noche jugaron casi hasta la madrugada, solo un turno mas, solo un turno mas, los drones los necesitaban.
Pero cuando el Sol despuntaba en el horizonte consiguió a Svensgaard y Aki-Zeta conversando en la playa en donde las olas batían suavemente.
–Eres un maldito genio, “el inmenso poder de los mares” ¿de donde coño te sacaste eso?– Le preguntó la rubia mirándolo con sus de un azul penetrante y su acento extraño.
–Jugamos a ese juego todas las noches y ¿no sabes que Svensgaard es un pirata que ama el mar?
Ella lo abrazó y antes de besarlo le dijo– Un pirata genial.
IV
Menos de un mes después de aquello la noticia estaba en toda la Internet, Twitter, facebook, G+, Reddit, TorrentFreak, La Cueva del Lobo, etc. Volvían Demonoid, Megaupload, Torrent Reactor y un millón de sitios mas, con ellos volvía a prosperar un ecosistema de descargas como nunca antes, pequeñas lanchas salían de todas las costas del mundo con los aparatos a bordo creando así una red pirata como no se había visto nunca antes.
De cada hackerspace del planeta salían docenas de aquellos pequeños aparatos todos los días hacia las costas del mundo, con la capacidad de computación de un smartphone de clase baja, pero baratos y fáciles de producir masivamente con piezas usadas.
V
Los “idiotas retardatarios en el poder” tardaron algún tiempo en darse cuenta de lo que estaba sucediendo, pero su reacción fue igual de exagerada, desproporcionada y atemorizante que al principio, movilizaron a los Guardacostas, a la Marina y hubo rumores que incluso había un portaaviones listo para actuar en alguna parte del Mar Caribe.
Igual que antes, no era necesario capturar a todas los barcos, solo necesitaban asustar a unos cuantos y el miedo se encargaría de hundir a todas las demás.
–¡¡¡Están todos bajo arresto!!! –Gritó el oficial con voz profunda amplificada por los megáfonos–¡¡¡Toda resistencia será respondida de inmediato!!! –Continuó con mas fuerza como para que la embarcación con los periodistas que venían detrás escuchara claramente– ¡¡¡No presenten ninguna oposición y no serán dañados!!!
Los militares abordaron la pequeña lancha, sus actitudes eran amenazantes, pero ninguno de los de abordo demostró miedo y Santiago hasta les sonreía con sorna.
–¡¿Donde demonios tienen las computadoras?! –Preguntó el oficial mirando alrededor como una bestia hambrienta.
–No tenemos idea de cuales computadoras está hablando –Aclaró Lal con voz pacífica.
–¡Ustedes están realizando una transmisión desde este barco, podemos detectarla!
–No hay ninguna necesidad de gritar, podemos escucharle perfectamente a esta distancia –señaló Zackarov– y si estuviesemos realizando una transmisión desde aquí, necesitaríamos algún equipo para hacerlo ¿ve usted ese equipo por alguna parte?
–Pero la señal está saliendo de alguna parte cerca de aquí –balbuceó el oficial mas inseguro.
–Es curioso que un hombre de mar como usted no se haya dado cuenta –apuntó Svensgaard– pero el mar es inmenso, y engañoso…
VI
Aquella noche al igual que todas las noches desde hacía tantos años, los amigos estaban jugando su juego, pero esta vez había algo diferente, Svensgaard notó que sus amigos y adversarios en esta ocasión habían construido colonias en los océanos mucho antes, ¿habían comprendido finalmente “el inmenso poder de los mares”?
Yang dice: —¿En cuanto tiempo crees que detecten a los peces?
Svensgaard dice: —No importa, podrían descubrirlos ahora mismo, todavía necesitarían algún tiempo para desarrollar una herramienta efectiva para eliminarlos. Cada vez somos mas eficientes en su fabricación, para cuando ellos inventen un modo de eliminarlos, ya tendremos el siguiente prototipo en funcionamiento.
Zackharov dice: —Y así sucesivamente, siempre estaremos un paso por delante de ellos, y eventualmente también pondremos nuestros satélites en órbita.
Aki-Zeta dice: —Eventualmente nuestra cultura cambiará y se darán cuenta que nosotros teníamos razón.
Morgan dice: –No lo sé, yo no estaría tan seguro, la siguiente etapa en la piratería es la impresión en 3D, estos peces robots son apenas una muestra de lo que se puede crear, ¿qué pasará cuando haya impresoras de ese tipo en cada casa? ¿Cómo reaccionarán las naciones fuertemente industrializadas a semejante amenaza?
Lal dice: –Por eso debemos hacer caso del consejo de nuestro amigo Yang, debemos meternos en política, cambiar las leyes a favor de los ciudadanos, a favor del flujo libre de información.
Yang dice: –Mientras los idiotas retardatarios sigan en el poder, la piratería será la menor de nuestras preocupaciones.
Miriam dice: –La política puede ser muy sucia pero alguien tiene que hacerlo.
Santiago dice: –Yo ya me inscribí en el Partido Pirata de mi país.
Svensgaard dice: –Lo cierto es amigos míos que todo parece indicar que esta nueva era de la piratería apenas está comenzando.
Fin
Autor Vladimir VasquezLobo7922

Sé que es un relato que envejecerá muy pronto, y que entenderán muy pocos, pero estoy seguro que los lectores de este blog lo entenderán muy rápidamente. Espero que lo hayan disfrutado y espero sus comentarios, y a ver ¿cuantos de ustedes descubren todos los “huevos de pascua” ocultos en la historia? 😉

Muchas gracias a los “beta testers” Ennodio Marin, Damian Neri y Christian Nava cuyos sabios consejos me ayudaron a mejorarlo mucho.

Comparte este artículo con tus amigos