De nuevo tenemos a Joseín Moros con una nueva historia para el Desafío del Nexus ambientada en un futuro y un lugar no muy lejanos.

Odio esta Ciudad

Unas mujeres miran desde la esquina la llegada de los vehículos policiales,‭ ‬luego corren poniéndose abrigos y taconeando como un tropel de caballos.‭ ‬Faldas y cabelleras latiguean por el viento.‭ ‬Con letras rojas,‭ ‬la frase‭ “‬Odio esta ciudad‭” ‬está garabateada en una pared.‭ ‬Las luces de un poste parpadean,‭ ‬varias de ellas murieron durante la tormenta eléctrica.‭ ‬Los rascacielos lejanos,‭ ‬oscuros y borrosos,‭ ‬desaparecen en las alturas devorados por la niebla.‭

En una silenciosa motocicleta llegó un hombre envuelto en ropa protectora y casco,‭ ‬frotándose las manos mostró su identificación.‭ ‬Los policías uniformados abrieron paso con aire disgustado.‭ ‬Caminó por la acera mojada,‭ ‬miró el grafiti y escupió‭; ‬la bola de chicle,‭ ‬en un instante,‭ ‬se endureció al tocar el suelo.

‭<< ‬Yo también la odio.‭ ‬Malditas direcciones,‭ “‬entre esquina Viento y esquina Muerto,‭ ‬edificio La Casavieja‭”‬,‭ ‬que ridículo,‭ ‬las esquinas tienen nombres estúpidos,‭ ‬también las calles y avenidas.‭ ¿‬Por qué no usaron coordenadas numéricas‭? ¿‬Qué clase de ciudad querían tener‭? ‬El navegador de la motocicleta estuvo muerto casi todo el tiempo.‭ ‬Nada funciona bien. ‭ ¿‬Por qué vivo metido en estos laberintos de cañerías‭? >>

La última pregunta tenía respuesta y el hombre la sabia.‭ ‬Le decían Nariz,‭ ‬por su buen olfato para resolver misterios‭ ‬En dos décadas él había resuelto crímenes en los lugares más extraños.‭ ‬Fue en ciudades enormes y tan congestionadas como ésta,‭ ‬al sur de la Cortina de Concreto.‭ ‬Sin duda él era el mejor para estos casos.

Con la linterna encendida subió los once pisos por las escaleras.‭ ‬El ascensor fue robado,‭ ‬ya nadie lo recuerda,‭ ‬solo quedó el agujero,‭ ‬sin cabina,‭ ‬cables o motores.‭ ‬A su paso las puertas de los apartamentos fueron cerradas,‭ ‬apagaban las luces y las voces desaparecían.‭ ‬El agente jadeaba.‭ ‬Uno de los policías continuó con él hasta la propia escena del crimen.‭ ‬Los demás se repartieron en el pasillo,‭ ‬una galería con aspecto de colmena maloliente.

El olor a esa extraña carne podrida no le causó reacción,‭ ‬dos de los uniformados volvieron a vomitar.

‭<< ‬Tienen días muertos.‭ ‬Solo por milagro un solitario dron pudo dar con el rastro,‭ ‬entre tanta porquería.‭ >>

Entró al apartamento,‭ ‬lo siguió una mujer policía.‭ ‬A la luz de la linterna vio siete camas derruidas por la termita.‭ ‬Las ventanas estaban selladas con tablas,‭ ‬menos una,‭ ‬rota y abierta a la oscuridad.‭ ‬El bombillo,‭ ‬en la única habitación,‭ ‬solo era una esfera negra de polvo y manchas de mosca,‭ ‬tal vez nunca funcionó.‭ ‬Las ratas huyeron de los cuerpos yacentes en seis de los colchones manchados de negro,‭ ‬como petróleo baboso.‭ ‬Las que iban hacia él,‭ ‬chillando,‭ ‬retrocedieron al fondo de la habitación.

Iluminó cada estaca en el lugar donde estuvo el pecho.‭ ‬No encendió el visor infrarrojo,‭ ‬quería ver los colores de los objetos.‭ ‬La masa ya casi no tenía forma,‭ ‬se aplastó como ‭ ‬grasa al sol.‭ ‬Al llegar a la última cama,‭ ‬solo estaba allí un leño afilado teñido de oscuro.

‭—‬Eran de‭ “‬esos‭”‬,‭ ¿‬no es así,‭ ‬agente Nariz‭?

El hombre volteó para ver la cara de la mujer policía.‭ ‬Observó su visor infrarrojo,‭ ‬incompleto,‭ ‬con seguridad falló,‭ ‬fue desmontado para reparaciones y tal vez nunca logren arreglarlo.‭ ‬Sus distintivos de graduación no le impresionaron desde que surgió en la entrada del edificio.‭ ‬Fue ella quien se encargó de la primera inspección,‭ ‬según contó con desgana.‭ ‬Le pareció fuera de lugar,‭ ‬demasiado bonita y ahora no mostraba señas de asco.‭ ‬También le desagradó verla subir al trote y entonces esperarlo con impaciencia,‭ ‬para seguir a su lado con aire aburrido.

‭—‬Así solo me llaman mis amigos‭ —‬expresó,‭ ‬mirando sus facciones con más atención.

‭—‬También sus enemigos,‭ ‬agente.‭ ‬He visto videos de usted interrogando prisioneros‭ —‬ella no sonrió.

‭—‬Está claro,‭ ‬no te gustan los de afuera.‭ ¿‬Qué ocurrió aquí,‭ ‬según tu análisis‭?

—Navaja,‭ ‬puedes llamarme‭ ‬Navaja.‭ ‬Hasta mis enemigos me llaman así.‭ ‬Y no sólo no me gustan los de afuera,‭ ‬también adentro tenemos indeseables,‭ ‬como‭ “‬esos‭”‬.‭ ‬No quiero usar epítetos desagradables.

Entonces ella miró a su alrededor,‭ ‬barriendo con la linterna.

‭—‬Si no estaban muertos con anterioridad,‭ ‬los mataron con estacas de madera.‭ ‬A uno le sacaron la estaca y se lo llevaron.‭ ‬No se defendieron,‭ ‬seguro estaban drogados.‭ ‬Entraron por la ventana,‭ ‬luego de romperla.‭ ‬Se descolgaron desde la azotea,‭ ‬los edificios de al lado tienen la misma altura,‭ ‬pero no dejaron rastros importantes.‭ ‬La puerta se cerró por el resorte de seguridad,‭ ‬el asesino solo tuvo que halarla de un tirón cuando se llevaron el cadáver.‭ ‬La forzamos para entrar.‭ ‬No hay huellas dactilares.‭ ‬Fue un trabajo pulcro.‭ ‬Los descubrió un dron-nariz,‭ ‬algo como un Espectrómetro de Masa volador,‭ ‬agente Nariz,‭ ‬usted lo sabe‭ —‬y sonrió,‭ ‬tal vez por la coincidencia entre el apodo del extranjero y el nombre dado al artefacto tecnológico que patrullaba las alturas cubriendo un área demasiado grande para su diseño.

‭—‬Gracias por atender mi pedido de no mover nada,‭ ‬hasta mi llegada.‭ ‬Estaba más al sur.‭ ‬Vine en avión ultrasónico hasta el aeropuerto,‭ ‬casi‭ ‬tardé más tiempo buscando la dirección en ésta…‭ ‬ésta…‭ ‬bonita‭ ‬ciudad.

Con la linterna iluminó uno de los cuerpos y al mismo tiempo miró la cara de la uniformada.

‭—‬Dime,‭ ‬Navaja,‭ ¿‬por qué crees que les clavaron esas estacas‭? ¿‬Y por qué se llevaron un cadáver‭?

La mujer pasó su lengua por los labios rojos antes de hablar,‭ ‬con ese gesto‭ ‬de‭ ‬seguro descontrolaba a muchos hombres.

‭—‬Cosas de brujería.‭ ‬Es muy común entre‭ “‬esos‭”‬.‭ ‬Hay rastro de drogas inusuales,‭ ‬pero‭ “‬esos‭” ‬las consumen siempre,‭ ‬el gobierno les asigna dosis y en muchos casos se las envían cada mes,‭ ‬con un dron,‭ ‬a sus cuchitriles.‭ ‬Estos siete no estaban inscritos para recibir envíos a esta dirección,‭ ‬tal vez ellos mismos retiraban sus porquerías en la estación médica para refugiados.

‭—‬Es un medicamento complejo.‭ ‬Para ellos es su comida.‭ ‬Mueren si no la consumen.‭ ¿‬Cómo es que no lo sabes,‭ ‬siendo policía‭?

—Sí lo sé,‭ ‬pero no me interesa nada sobre‭ “‬esos‭”‬.‭ ‬Solo los miraba aumentar de número en los sectores de peor fama.‭ ‬La ciudad tiene millones de habitantes,‭ ‬cuando‭ “‬ellos‭” ‬salían a la calle eran demasiado conspicuos,‭ ‬conspicuos en extremo.‭ ¿‬Entiendes‭? ‬Todos los rechazan.

Nariz sonrió de lado.

‭—‬Sí,‭ ‬claro,‭ ‬conspicuos.‭ ‬Son una minoría perseguida desde hace mucho tiempo.‭ ‬En Europa casi los exterminaron,‭ ‬vinieron al norte y de allí los expulsaron hacia el sur,‭ ‬detrás de la Cortina de Concreto.‭ ‬No estuve de acuerdo,‭ ‬pero el referéndum lo ganaron otros.

‭—‬Mejor no digo lo que pienso‭ —‬y volvió a lamerse el labio superior.

A continuación el investigador examinó cada cuerpo con su instrumento,‭ ‬lo llevaba en la cintura al lado de una pistola de alta potencia y cargadores adicionales con bandas de colores diferentes.‭ ‬Luego extrajo las estacas y las comparó,‭ ‬tenían el mismo tamaño,‭ ‬la cámara de su casco disparaba fotografías por propia iniciativa.‭ ‬Acercó el artefacto,‭ ‬al parecer multiuso,‭ ‬este pellizcó la madera de las estacas y a la masa oscura que alguna vez fue un cuerpo.

Un instante después sonó una señal y la pantalla mostró símbolos.

‭—‬Cuatro mujeres y tres hombres.‭ ‬Y por los restos en la estaca sin cadáver,‭ ‬quien desapareció era mujer‭ —‬el tono de voz fue neutro.

‭—‬Cada vez es más difícil distinguir unos de otros,‭ ‬hasta se visten con trapos enormes,‭ ‬ocultan todo.

Nariz pareció no oír,‭ ‬permaneció concentrado leyendo la minúscula pantalla del instrumento,‭ ‬de reojo estudiaba el cuerpo de la joven.

La oficial miraba hacia la oscuridad,‭ ‬con su linterna apuntando el suelo.‭ ‬De repente emitió una risa gruesa y habló en murmullos,‭ ‬con las mandíbulas apretadas.

‭—‬Cada escrito tiene letra diferente.‭ ‬Este era un lugar importante y venían muchos de‭ “‬esos‭”‬.‭ ‬Por los trazos se nota,‭ ‬estaban débiles,‭ ‬antes no escribían así,‭ ‬se jactaban de su sabiduría.‭ ‬¡Imbéciles‭!‬ -‭—‬y su respiración roncó.

Nariz se enderezó de un salto.‭ ‬Puso una mano sobre‭ ‬la pistola.

‭—‬Dime qué otra cosa te llama la atención,‭ ‬en esa oscuridad,‭ ‬mente de navaja.

‭—‬Me caes mal,‭ ‬Nariz.‭ ‬Eres pedante‭ —‬había machacado cada sílaba,‭ ‬roncando como si fuera a tener un ataque de tos.

‭—‬Me has estado bombardeando con palabras rebuscadas.‭ ¿‬Quién es el pedante‭? ‬Tú no hablas así.‭ ‬Fui enviado por las Naciones del Tratado Mundial de Seguridad,‭ ‬y lo sabes.‭ ‬Tengo la máxima autoridad,‭ ‬puedo actuar como lo desee.

Ella se volteó para mirarlo y apagó su lámpara.

‭—‬No me importa caerte bien o mal,‭ ‬los culpables son ustedes,‭ ‬los del otro lado de la Cortina de Concreto.‭ —‬La voz se fue haciendo más gruesa‭— ‬Empujaron a‭ “‬esos‭” ‬hacia el sur.‭ ‬Los tuvimos desde el Mar Caribe hasta la Patagonia,‭ ‬la gente comenzó a perseguirlos y vinieron a esta ciudad.‭ ¿‬Sabes cuál es la razón por la que vinieron aquí‭? ‬Decían que en estas calles se podían esconder mejor,‭ ‬porque son las más peligrosas del planeta.‭ ¿‬Sabías que hasta los sabuesos confunden sus rastros‭? ‬Pero cada semana hay menos.‭ ‬Ojalá estos sean los últimos,‭ ‬no puedo saberlo,‭ ‬no todos se acogieron al servicio por entrega con dron.

‭— ¿‬Cuantas matanzas cómo ésta has visto‭?

—Más de quinientas.‭ ‬Menos del diez por ciento de‭ “‬esos‭” ‬no se registraron en el servicio por entrega.‭ ‬Pero la debilidad los está matando,‭ ‬hasta que decidan violar la ley,‭ ‬entonces estarán perdidos.‭ ‬Los cazaremos uno por uno.

‭— ¿‬Por qué tardaron tanto para autorizarnos a venir‭? ¿‬Esperaban a que no quedara ninguno‭?

Ella lanzó una carcajada y dejó caer la linterna apagada.

‭—‬Sabes que no nos gusta que vengan,‭ ‬no los necesitamos.‭ ‬El Ministerio de Seguridad Nacional se vio obligado,‭ ‬fue eso.‭ ‬Enviaron quejas hasta más allá de la Cortina de Concreto,‭ ‬alguien logró traspasar los controles de radio comunicaciones con un teléfono.‭ ‬Está prohibido para los civiles,‭ ‬el portador será ahorcado.

La mujer jadeó,‭ ‬subió la voz y avanzó paso a paso.

‭—‬Oye,‭ ‬Nariz,‭ ‬tenemos problemas de violencia más graves que esto.‭ ‬Las guerras entre bandas,‭ ‬asalto y secuestro,‭ ‬produjeron‭ ‬noventa veces más muertos en la misma cantidad de tiempo.‭ ‬Tú mismo aquí estás en peligro.‭ ‬Muchos estarían felices matando un policía del otro lado.‭ ‬Ustedes vienen y se llevan nuestra gente sin que nadie se oponga.‭ ‬No andes solo en las calles,‭ ‬sé por qué lo digo.

‭***

El Investigador Especial,‭ ‬Hawk Quintasala,‭ ‬apodado Nariz,‭ ‬llegó al aeropuerto apenas comenzó a amainar la tormenta.‭ ‬Vino de más al sur,‭ ‬de São Paulo,‭ ‬en un avión capaz de volar a tres veces la velocidad del sonido.‭ ‬La motocicleta,‭ ‬suministrada por el gobierno de la ciudad,‭ ‬lo esperaba casi en la puerta del avión militar.‭ ‬No necesitó mostrar documentos,‭ ‬la conversación inalámbrica entre su traje y el instrumental de la aduana lo dejó pasar,‭ ‬luego de un par de fallas.‭ ‬Tampoco revisaron su pesada valija,‭ ‬él mismo la aseguró al vehículo.‭ ‬Había miradas de desaprobación pero ninguna autoridad local puso trabas.

Nariz conocía la ciudad de forma superficial,‭ ‬estuvo allí un par de veces.‭ ‬Programó el navegador,‭ ‬partió empapándose de agua en corto tiempo,‭ ‬de su boca y fosas nasales salían nubes de vapor.‭ ‬Mientras conducía por la zona más vieja de la urbe,‭ ‬con el radio de su casco habló con alguien y tomó un desvío.‭ ‬De manera intempestiva giró para revisar la calle,‭ ‬nadie lo seguía,‭ ‬volvió a tomar su camino,‭ ‬ahora con lentitud.‭ ‬Casi no había tráfico,‭ ‬pocos conductores se arriesgan a conducir por allí a tal hora.‭ ‬En una esquina,‭ ‬identificada en su navegador como Miseria,‭ ‬vio una figura en el quicio oscuro de un edificio con el nombre incompleto,‭ ‬faltaban letras metálicas.‭ ‬Las ventanas,‭ ‬negras como bocas desdentadas,‭ ‬algunas veces mostraban sombras furtivas.‭ ‬Apagó las luces y esquivando baches subió a la acera salpicando agua helada.

Cuando bajó,‭ ‬la máquina se mantuvo equilibrada funcionando en silencio.‭ ‬Extrajo un objeto pesado,‭ ‬voluminoso,‭ ‬avanzó hacia la persona que ahora se encogió para sentarse en el suelo de granito desgastado,‭ ‬brillando de barro.‭ ‬El agente Nariz,‭ ‬en la mano derecha,‭ ‬llevaba la pistola,‭ ‬lista para disparar.‭ ‬Activó el visor infrarrojo.

Al ver la cara,‭ ‬sintió una extraña sensación,‭ ‬como la experimentada al ver un perro sarnoso atropellado por un carro,‭ ‬y‭ ‬agonizando en la cuneta.‭ ‬También el olor de ese cuerpo fue una nueva experiencia.‭ ‬Sabía que era una mujer porque ella se identificó así la primera vez por la radio,‭ ‬y ahora le fue imposible percibirla como tal.

Sin soltar su arma,‭ ‬dejó a un lado del cuerpo el bulto que transportaba.‭ ‬Tecleó sobre una pantalla un código de seguridad y se levantó.‭ ‬En silencio,‭ ‬brotó un tentáculo oscuro,‭ ‬envolvió el brazo izquierdo por encima de la ropa sucia,‭ ‬a continuación la punta perforó la tela y se introdujo en la poca carne que apenas cubría el hueso.

‭—‬Gracias,‭ ‬por venir‭ —‬dijo una voz chillona,‭ ‬como el maullido de un gato enfermo‭—‬,‭ ‬está arriesgando la vida.

‭—‬Es mi trabajo,‭ ‬Lilith.‭ ¿‬Es tu verdadero nombre‭?

La mujer dudó un instante y miró el tentáculo.‭ ‬Inspiró como un fuelle defectuoso.‭ ‬Ahora parecía asustada.

‭— ¡‬Esto que me inyectas no es sintético‭! ‬Me matará la policía‭ —‬murmuró su voz chillona,‭ ‬con tono de pánico.

‭—‬Tengo autoridad,‭ ‬no te preocupes.‭ ‬En todo caso no quedará huella en el aparato,‭ ‬se autodestruirá al final.‭ ‬Será masa fundida,‭ ‬sin rastros moleculares comprometedores.‭ ‬Cuéntame qué ocurrió.

La respiración aumentó de ritmo.

‭—‬Desperté con una estaca en mi pecho.‭ ‬El asesino tenía casco y careta,‭ ‬sentí su olor y su presencia.‭ ‬Corrió a la ventana y desapareció.‭ ‬Me arranqué la estaca,‭ ‬solo rozó mi corazón.‭ ‬Mis compañeros murieron al instante.‭ ‬Me levanté,‭ ‬abrí la puerta y escapé.‭ ‬Me escondí en el pozo del ascensor.‭ ‬Desde allí llamé con el micro teléfono,‭ ‬lo tengo hace mucho tiempo,‭ ‬cuando‭ ‬emigré de Europa.‭ ‬Ustedes recibieron mis mensajes‭ ‬¿por qué tardaron tanto en venir‭?

—No es fácil entrar aquí con luz verde para todo.‭ ‬Nos lo hacen difícil,‭ ‬como siempre.‭ ‬Déjame ver tu pecho.

La mujer apartó el abrigo.‭ ‬Bajo la suciedad,‭ ‬las costillas eran visibles.‭ ‬Los senos colgaban y en el centro había un agujero,‭ ‬con el ancho de la estaca.‭ ‬La visión infrarroja le mostró más temperatura en el corazón y hasta percibió las arterias.‭ ‬El agujero comenzaba a cambiar de color,‭ ‬buen signo,‭ ‬pensó Nariz.‭

—Bien,‭ ‬me voy.‭ ‬Aquí tienes bastante dinero,‭ ‬desaparece,‭ ‬aséate y compra ropa.‭ ‬Te llamaré cuando termine.

Montó en la motocicleta.‭ ‬Observó cuando el tentáculo se retrajo y vio con el visor infrarrojo el aumento de temperatura en el aparato al lado de la mujer.‭ ‬La autodestrucción se completó en diez segundos.‭ ‬Con dificultad la figura se levantó,‭ ‬corrió en silencio hasta una pared,‭ ‬trepó como una araña golpeada y desapareció más arriba entre la niebla.

El hombre guardó la pistola,‭ ‬apagó el infrarrojo y partió,‭ ‬solo el ruido de los neumáticos sobre el pavimento mojado llegaba hasta sus oídos.‭ ‬Muy lejos oyó el lamento de sirenas policiales.

‭***

Nariz apretó la cacha del arma,‭ ‬la iba a sacar.‭ ‬La mujer policía saltó hacia él y asestó un zarpazo a su cabeza.‭ ‬El visor infrarrojo estalló,‭ ‬el segundo zarpazo dio en su pecho y lo envió contra la pared.‭ ‬La mujer extrajo su propia pistola.‭ ‬La defensa automática se activó con el impacto.‭ ‬De la cintura de Nariz saltó una araña metálica,‭ ‬bajo la orden del casco.‭ ‬El insecto robot envolvió el arma y una descarga eléctrica obligó a la mujer a soltarla,‭ ‬luego de haberse escapado un tiro.‭ ‬Ella,‭ ‬de las camas,‭ ‬arrancó dos estacas y se adelantó.‭ ‬Un par de policías entraron con las armas preparadas.‭ ‬Sus visores infrarrojos tampoco funcionaban,‭ ‬estaban dañados e incompletos.

El primero,‭ ‬una mujer,‭ ‬recibió la estocada en el cuello,‭ ‬de arriba hacia abajo.‭ ‬El segundo,‭ ‬un hombre,‭ ‬le entró por debajo de la quijada y levantó su casco al brotar por la coronilla.‭ ‬Más tiros se habían escapado,‭ ‬tres balas traspasaron el cuerpo de Navaja sin frenar su ataque.‭ ‬Entonces Navaja miró hacia el lugar donde estaba tendido Nariz.‭ ‬El hombre buscaba la pistola en el suelo oscuro,‭ ‬la había perdido.‭ ‬Cuando ella se encogió para saltar con una estaca ensangrentada en cada mano,‭ ‬una sombra entró por la ventana.

El chillido sonó como una garra arrastrándose sobre un pizarrón,‭ ‬a cualquiera le habría destemplado los dientes.‭ ‬Navaja contestó con un gruñido y se abalanzó con las estacas hacia adelante.‭ ‬Ambas siluetas se retorcieron,‭ ‬la figura de la ventana aferró las muñecas de Navaja.‭ ‬La pared retumbó con el‭ ‬golpe de una espalda.‭ ‬Navaja gruñó,‭ ‬anticipando la victoria.‭ ‬La linterna encendida de Nariz estaba en el suelo,‭ ‬una mano la movió,‭ ‬casi en el mismo instante sonaron cuatro disparos.‭ ‬Navaja se dio vuelta,‭ ‬tronaron otras cuatro detonaciones,‭ ‬ella siguió adelante,‭ ‬volvió a retumbar la pistola,‭ ‬siete balazos más y Nariz retrocediendo.‭ ‬Navaja cayó.

‭—‬Soy Lilith.‭ ‬No dispares más,‭ ‬ya me diste un balazo‭ —‬chilló una voz en la oscuridad.

Nariz iluminó el cuerpo caído de Navaja y de inmediato a la figura que había entrado por la ventana.

‭— ¿‬Lilith‭?‬ ¡Lilith‭!‬ Sí,‭ ‬claro.‭ ‬Necesitas ropa.‭ ‬¿Puedes escapar por la ventana‭?

—Sí puedo.‭ ‬Esa bala de plata quedó en mi pierna.‭ ‬La expulsaré en un momento,‭ ‬duele bastante.‭ ‬Me voy,‭ ‬oigo policías subiendo por las escaleras.‭ ‬No hay más de esos entre ellos,‭ ‬estuve oliendo cerca de las patrullas.

Nariz gritó hacia a los policías del pasillo.

‭— ¡‬Soy Nariz‭! ¡‬Cayó un Lupo‭! ‬Soy Nariz.‭ ‬Entren con las armas hacia el suelo,‭ ‬enciendan las linternas.

Los pasos se detuvieron y el pasillo quedó en silencio.

‭— ¿‬Cómo está Navaja‭? —‬preguntó una voz masculina.

‭—‬ ¡Ella era el Lupo‭!‬ ¡Vamos,‭ ‬entren‭!

—Yo lo sospechaba‭ —‬gritó una voz femenina‭— ‬cuando fue a comer con nosotros no probaba la comida.‭ ‬Vivía sola y no aceptaba visitas,‭ ‬entró a la policía con una recomendación,‭ ‬la obtuvo acostándose con un diputado,‭ ‬bueno,‭ ‬era el rumor.‭ ‬¡Vamos‭!‬,‭ ‬le creo a Nariz.‭ ‬¡Voy de primera‭!

Sin embargo entraron con las armas al frente.‭ ‬Nariz estaba cerca de la ventana,‭ ‬con la pistola en la mano y la linterna apagada.

Cuatro policías barrieron la escena con sus linternas,‭ ‬se enfocaron en el cuerpo de Navaja.‭ ‬Estaba igual de bella pero su boca mostraba una lengua negra,‭ ‬caída sobre la mejilla.‭ ‬Uno de ellos le abrió los ojos,‭ ‬ya no eran verdes,‭ ‬habían cambiado al marrón oscuro.‭ ‬Le quitaron el casco y tocaron su cabellera,‭ ‬en gran parte se endureció como cerdas.

‭—‬Nunca había visto uno.‭ ‬Creí que era otro cuento.‭ ¿‬De dónde salen‭? —‬comentó uno de los uniformados.

Nariz se adelantó,‭ ‬hasta ellos.

‭—‬Siempre fuimos su comida.‭ ‬Combaten la competencia en su cadena alimenticia,‭ ‬por eso persiguen a los…‭ ‬los‭… ‬bueno,‭ ‬a los otros.‭ ‬Estos lupo no aceptan acogerse a la ley de refugiados.‭ ‬Siembran el caos donde pueden,‭ ‬toman el control del poder,‭ ‬de esa manera superaron a los…‭ ‬otros,‭ ‬y casi los exterminaron.

Un policía escupió en el suelo,‭ ‬miró a sus compañeros muertos y luego a Nariz.

‭—‬Son cuentos de los de afuera.‭ ‬Ellos crearon esos monstruos y los enviaron para destruirnos.

‭—‬Amigo,‭ ‬eso es política,‭ ‬tenga cuidado.‭ ‬Yo solo sé de criminales.‭ ‬Siento mucho lo de tus compañeros.‭ ‬Ella era un Lupo y cometió delitos internacionales.‭ ‬Saben que esto no saldrá en sus noticieros,‭ ‬tampoco en el resto del planeta.‭ ‬Si hablan de lo ocurrido se terminaron sus carreras y tal vez vayan a un manicomio o a la cárcel.‭ ‬Yo me encargo de los informes,‭ ‬vía telecomunicaciones.‭ ‬Nada de fotos,‭ ‬ni mirones o recuerdos sentimentales.‭ ‬No debe faltar nada aquí,‭ ‬ya envié las filmaciones.‭ ‬Me voy

A continuación ordenó su indumentaria,‭ ‬salió sobándose el pecho bajo el traje blindado y cojeando.

‭<< ‬Tengo que hacer ejercicio,‭ ‬yo no era así.‭ >>

***

Mientras transitaba en la motocicleta comenzó el amanecer.‭ ‬En su casco sonó una llamada.

‭—‬Soy Lilith.‭ ‬Robé ropa de hombre.‭ ‬Estoy en el mismo lugar,‭ ‬esquina Miseria.‭ ¿‬Puedes venir por mí‭? ‬Necesito ocultarme en tu habitación de hotel.‭ ‬La policía me está buscando,‭ ‬lo oí decir a unos mendigos.‭ ‬Alguien oyó mi grito de combate y lo reconoció o alguien me vio escapar por la ventana.

‭—‬Está saliendo el sol.‭ ¿‬No es peligroso para ustedes‭?

—Solo no debo ir a una playa a broncearme,‭ ‬además tengo buena protección con esta indumentaria.

Rodó unas cuantas cuadras,‭ ‬cuando llegó al edificio,‭ ‬allí estaba‭ ‬alguien vestido de‭ ‬motociclista,‭ ‬cubierto de pies a cabeza‭ ‬como‭ ‬Nariz.‭ ‬Lilith,‭ ‬con rapidez abrió la careta oscura y Nariz silbó.

‭— ¡‬Que buena medicina es esa‭! ‬Tal vez debo tomar un poco.

‭—‬Ten cuidado con lo que deseas.‭ ‬Así fue mi comienzo,‭ ‬mucho antes que naciera la abuela de la abuela de tu tatarabuela‭ —‬y trepó tras la espalda de Nariz.

A la siguiente noche,‭ ‬luego de dormir todo el día,‭ ‬Nariz cenó en el balcón de su habitación.‭ ‬Desde la montaña,‭ ‬donde se encontraba el hotel,‭ ‬la ciudad mostraba oscuridad y niebla.‭ ‬El aliento del hombre producía nubes de vapor,‭ ‬el de la mujer no.

Lilith vestía traje de gala,‭ ‬negro en contraste con su piel expuesta.‭ ‬Su cabellera,‭ ‬cuerpo,‭ ‬mirada,‭ ‬refulgían de juventud.‭ ‬Tomaban copas de vino tibio,‭ ‬rojo como la sangre.

‭—‬Me has dado una gran sorpresa,‭ ‬Nariz.‭ ‬Nueva identidad,‭ ‬comunicación satelital,‭ ‬dinero.‭ ‬Eres tan tentador como un demonio.‭ ‬Podré beber el vino rojo solo si‭…‬ lo‭ ‬tomo‭…‬ de asesinos y no dejó huellas ni creo nuevos…‭ ‬aliados.‭ ‬Me gusta,‭ ‬me hace sentir un ángel vengador.‭ ‬La cacería de Lupos será un éxito.‭ ‬Yo los identifico y tú vienes por ellos.‭ ‬Pasaremos buenos momentos.‭ ‬No te lo imaginas.

Por debajo de la mesa la punta del zapato de la mujer acarició la pierna del hombre.‭ ‬Nariz‭ ‬rozó el tobillo suave y tibio con su mano.

‭—‬Pero nada de juegos rudos.‭ ‬Ya no estoy tan joven.

‭—‬Yo puedo cambiar eso,‭ ‬cuando quieras.

‭—‬Lo pensaré,‭ ‬después que exterminemos los Lupo.‭ ‬Hay bastante trabajo por delante.

Fin

Joseín Moros

Muchas gracias a Joseín por esta interesante historia.

Recuerden votar con el botón de facebook.

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos