El Segador de almas se acerca, y los nefalem se están preparando para poder enfrentarlo.

Bien, como ya todos saben, la expansión de Diablo 3 ya está a la vuelta de la esquina, y Blizzard está preparando el juego con el parche 2.0 que adapta al juego a las nuevas mecánicas de la expansión. La buena noticia es que aún para los que no tengan RoS (así llamaré a la expansión), podrán beneficiarse de varias cosas que traerá la RoS sin tener que gastar un peso más, esto me parece muy bien y hablaré un poco sobre estas novedades.

Con eso muchos detractores se están volviendo a mirar el juego, a mi se me hizo un tanto injusto como lo trataron, si se que Diablo 3 quedó mucho a deber, pero era la primer versión del juego , muchos que lo condenaban por no ser como diablo 2, o tenían muy poca memoria o solo eran heaters que siguieron la moda, diablo 2 no se convirtió en lo que fue sino hasta una expansión (1.7) y 4 parches más después (1.11), ahora si veremos realmente de que es capaz Diablo 3 y si no lo hace bien, yo seré de los primeros que descargaré mi furia sobre él (bueno no realmente, solo lo desinstalaré).

Aquí trataré solo que el parche ofrece a todo público, dejando fuera las características que traerá RoS (capítulo extra, modo aventura, personaje nuevo, encantadora, subida a nivel 70, básicamente). Primero, el nuevo sistema de loot, por fin quedó en el olvido el sistema de looting original, que estaba pensado básicamente para motivar el uso de la casa de subasta, ya no más armas de bárbaro con inteligencia ni 30 objetos seguidos para magos trayendo tú un demon hunter, ahora, los items caerán favoreciendo en un mayor porcentaje a la clase de personaje que traigas en ese momento, y en general tendrán mejores estadísticas. El punto “oscuro” por así decirlo es que ahora los ítems legendarios están ligados a la cuenta por lo que no se podrán intercambiar con otros jugadores a menos que hayan estado presentes en la partida en la que te salió y por un tiempo limitado.

Los nuevos niveles de dificultad

Los nuevos niveles de dificultad

Todas las clases tuvieron revisiones, potenciando algunas habilidades, cambiando mecánicas, “nerfeando” otras, con el fin de promover más diversidad entre las clases, como siempre pasa, no a todos les gustó esto. A mí en lo particular si me agradó, y más porque con el bárbaro yo usaba una build que en los niveles altos se quedaba corta, y me hizo cambiar a otra que no me gustaba tanto, ahora, pude regresar a esa y ya doy más batalla otra vez. También así como las clases, algunas batallas con jefes y subjefes han sido rediseñadas, lo que le da un toque de aire fresco.

El sistema de dificultad también cambió. Ya no es una progresión lineal desde normal hasta infierno, ahora en cualquier momento y con cualquier personaje puede cambiar la dificultad a tu gusto, desde normal hasta tormento (5 en total), y en esta última como  sucedía en infierno tiene a su vez un selector para hacerlo más manchado todavía si quieres, eso sí, a mayor dificultad mayor experiencia y mejor botín tendrás de recompensa. Hablando de dificultad, ahora los élites y campeones tienen nuevos sufijos, y la cantidad ya no siempre está limitada a 3 en el caso de los élites, lo que ahora puede hacer más difícil su encuentro, aunque también más gratificante el derrotarlos. Siguiendo en línea con esto, adiós a las cargas de valor nefalem, ya no existe este elemento ahora la probabilidad de encontrar objetos mágicos recae se reparte entre la bonificación del equipo y el nivel de dificultad.

Los niveles Paragón. Pasó de ser un remiendo a la carrera para tratar de mantener contentos a los jugadores, a un elemento que permite darle alguna personalización estratégica a tus personajes. Para empezar ya aplica para todos tus monos, ya no solo para los de nivel 60 y es común a tu cuenta, todos tendrán el nivel paragón del personaje que más lo haya desarrollado. Ya no tiene un nivel límite como antes (que era 100), sin embargo si hay un tope en la bonificaciones que obtendrás de este, aunque pasará un buen rato para eso, y la bonificación ya no es solo una subida de estadísticas como si subieras un nivel normal, sino que ahora cada que subas en paragón tendrás un punto para una rama específica, son 4 en total, y se van rotando cada que subes nivel, estas ramas son características básicas, ataque, defensa y utilería. Esta asignación de puntos no es permanente por lo que podrás reiniciarla cada vez que quieras. El nivel Paragón solo sube cuando estas al tope del nivel de tu personaje, es decir al 60 de momento, cuando tengas la expansión, se dejará de subir hasta que llegues a 70, entonces retomarás el “leveleo” de Paragón.

La nueva función del sistema paragón

La nueva función del sistema paragón

Mercaderes y artesanos también tuvieron su manita de gato, los mercaderes venden menos basura, shen ya sabe hacer todas las gemas sin tener que encontrar los planos, Haedrig hizo una depuración de tantos cachivaches inservibles que tenía para hacer y se quedó con un set básico pero mucho más útil para los personajes que recién llegan al nivel 60. Por cierto, adiós a la casa de subastas, el elemento más odiado por todos (por mí no tanto), desaparece del juego, para cuando arranque la expansión, ya no existirá.

Se ha implementado clanes y comunidades para fomentar el aspecto social del juego, puedes pertenecer a un solo clan pero a varias comunidades, la diferencia básica entre unos y otros es que el clan es una relación más intima de los miembros, pueden ver logros, equipo y progreso de los mienbros , se rumorea, y solo es eso, que pueden llegar a existir ladders de clanes, lo que si le daría un uso mucho más sustancioso.

El clan

El clan

En fin, esta es una plática rápida de lo que tiene de nuevo diablo 3, quienes lo dejaron, es un buen motivo para volver, los que no lo conocen, no hay mejor momento que este, ya que además Blizzard implementó en el juego el 50% de bonificación de experiencia, por lo que llevar a un personaje a nivel 60 o subir niveles paragón, será más fácil estos días, y aprovechen que esto termina el 25 de marzo.

Siempre me gustó Diablo 3, y ahora, lo mejor está por venir.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos