dual wield

“Excéntrico” es una manera delicada, de llamar a alguien “extraño”, “raro” o “loco”; pero también se dice que una persona excéntrica disfruta de sus “peculiaridades” mientras que una persona demente las padece. Entonces ¿donde me ubico yo? ¿Soy excéntrico? O ¿Estoy sencillamente loco?

Pues me gusta pensar que soy excéntrico, pero no cabe duda que mis diferencias me han causado problemas…

En estos días he estado pensando mucho en mis diferencias, esas cosas que me convierten en una persona tan distinta al resto del mundo y quiero listarlas aquí para que ustedes me conozcan mejor y también como para conocerme mejor yo mismo.

Two Right Hands, 1988_jpg

Ambidiestro

La Wikipedia señala que solo el 1% de la humanidad es ambidiestra, eso me sitúa bastante afuera de La Campana de Gauss, estoy mas bien entre los mas raritos de los raritos.

Ser ambidiestro tiene sus ventajas, principalmente que cuando me canso de trabajar con una mano, igual puedo usar la otra, y de hecho casi nunca me canso de trabajar con una mano, continuamente me estoy cambiando de una a la otra para evitar fatigarme, por ejemplo en mi desktop, tengo un acceso directo para cambiar la orientación del ratón.

Sin embargo, autores como Asimov señalan que los ambidiestros somos mas torpes que el resto de la población, aunque esa no es mi experiencia debo decir, a mi juicio ser ambidiestro facilita mucho la existencia.

¿Por qué una persona se vuelve ambidiestra? En la mayoría de los casos se trata de alguien que iba a ser zurdo y que lo obligaron a escribir con la derecha, posiblemente ese sea mi caso, aunque un estudio reciente señala que este fenómeno suele presentarse en niños que tuvieron dificultades para respirar al nacer, y según me cuentan hubo algo de eso durante mi nacimiento…

Pero mas allá de lo útil que sea, o lo torpe que me vuelva, hay algo gracioso que poca gente sabe porque no lo he comentado mucho, y es que  ¡debo mantener el balance! Continuamente durante mi día estoy evaluando lo siguiente, ¿con qué mano voy a comer? ¿No he usado la izquierda lo suficiente? ¿No será hora de usar la derecha? ¿Cuanto tiempo llevo parado sobre la pierna derecha? Ya va siendo hora de que me apoye en la izquierda, ¿Con cual mano me cepillé los dientes esta mañana? No puedo cepillarme con la misma mano dos veces, eso estaría mal, ¿con qué pie subí ese escalón ayer? ¿Fue con el derecho? ¡La pierna izquierda también tiene derecho a ejercitarse!

Estoy seguro que los diestros o los zurdos jamás piensan en esas cosas, y yo en cambio lo hago continuamente, todos los días de mi vida. Es como que no debo hacer trampa a ninguno de mis lados, no debo tomar partido por ninguno, eso ¡no sería justo! ¡jajaja! xD

Otra cosa que poca gente sabe es que en mis sueños tengo dos manos derechas, así es, cuando estoy soñando, siento que el pulgar de mi mano izquierda, está del otro lado….

count-von-count-of-sesame-street

Contar

Esta es una de mis manías mas curiosas, y mas inútiles, yo lo cuento todo, y al mismo tiempo no cuento nada ¿cuantas teclas tiene mi teléfono? ¿Cuantos DVD’s tengo? ¿Cuantos libros? ¿Les parece que eso es raro? Pues qué pensarían si les digo que también cuento otras cosas, por ejemplo ¿cuantas esquinas tiene mi monitor? ¡Tiene cuatro esquinas!…

Youdon't say

Ajá, y también les sorprenderá saber que tengo dos manos ¡las conté! Y eso no es nada, tengo cinco dedos en la mano derecha y cinco en la izquierda ¿no es increíble? ¿saben como lo averigüé? ¡los conté! Use los dedos de la izquierda para contar los de la derecha y los de la derecha para contar los de la izquierda ¡soy un genio! De hecho lo hago casi todos los días, solo me toma unos segundos, tengo tanta práctica…

¿Por qué me da por contarlo todo? No tengo idea, suced prácticamente sin que me de cuenta, voy caminando y de pronto me doy cuenta que en mi cabeza estoy contando los pasos, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15 ,16, ¿WTF? ¿Por qué estoy contando? Lo peor del asunto es que pocas veces recuerdo los números, no importa cuantas veces cuente la cantidad de luces que tiene el modem (7) mañana las contaré de nuevo.

La única utilidad que le he encontrado a esta manía es para jugar RTS, no tienen idea de la cantidad de números que tengo en mi cabeza cuando estoy jugando StarCraft o Command & Conquer. Recuerdo que antes pensaba que todos hacían lo mismo cuando están jugando, y siempre les preguntaba “¡¿cuantos llevas?! ¡¿Cuantos llevas?!”  Y ellos no tenían idea de lo que les estaba preguntando “¿Cuantos llevo de qué?”  Y entonces entendí que la gran mayoría de la gente juega sin contar ¡que horror! ¡Juegan sin contar! ¡¡¡Están locos!!! ¡¡¡Locos!!!

Creo que por eso me gustan tanto los RTS, hay tantas cosas que contar, 14 obreros, 3 marines, dos barracas, 3 supply…

Ah ¿y cuantas narices tengo? Déjame contarlas, una, tengo una nariz, déjame contarlas otra vez solo para comprobar, una, sigue siendo una ¿no es eso genial?

i-hate-being-bi-polar-bipolar-hate-its-totally-awesome-best-demotivational-posters

Ciclos

Ya no soy bipolar, ya no me siento bipolar, han pasado muchos años desde la última vez que pasé por una crisis fuerte de este tipo. Sin embargo lo que sí continúo sintiendo es que paso por ciclos. Hay meses en que todo me parece mas bonito, mas bello, mas luminoso, y hay meses en los que siento que debo vigilar mis pensamientos porque de lo contrario comienzan a marchar por derroteros que no me gustan…

Es decir ya no me deprimo como antes, pero siento que debo permanecer alerta por que la depresión me está rondando, a veces está mas cerca, y a veces está mas lejos, pero es como si nunca se fuera totalmente.

A veces estoy de lo mas tranquilo y de pronto lanzo un hondo suspiro de tristeza… ¿Pero qué carajos fue eso? ¿Estoy triste? ¡¿Por qué?!

Lo mas triste es darse cuenta la clase de estupideces y nimiedades que pueden lanzarme pendiente abajo, estoy pensando que soy un sujeto preclaro, estable, nivelado, etc. Y resulta que ocurre una estupidez y toda la “infraestructura” que me he armado comienza a demolerse.

Afortunadamente ya tengo experiencia y tengo preparadas varias “operaciones de contingencia” para subirme el ánimo a mi mismo.

Pero aún cuando no estoy cayendo en grandes depresiones ni estoy irracionalmente alegre como me ocurría antes, sí percibo que voy pasando por mareas. Y creo que eso se nota en este blog, hay épocas en las que escribo mucho y otras en las que escribo poco, ¿se han dado cuenta ustedes?

coffee-shaking

Yo no bebo ni café

Para la gran mayoría de la gente que conozco, despertarse sin una taza de café es casi imposible, es una costumbre transmitida de generación en generación. Si embargo, a mi no me gusta, en algún momento cuando era mucho mas joven, tomé café, pero no me gustó el volverme adicto al café, no me gusta depender de algo así, así que mas temprano que tarde lo dejé. Por supuesto, para quienes viven en otras partes del mundo la idea de no poder adquirir café para satisfacer su adicción no parece problemática, pero quienes han vivido en Venezuela durante los últimos años, y que han visto una variedad de productos desaparecer, deberían preguntarse, ¿no tendría sus ventajas no depender tanto del café?

Lo mismo ocurre con el alcohol, pero en este caso mi rechazo no es solo porque cause adicción, ¡es que también te vuelve idiota!

Cuando terminaba el bachillerato, ya habíamos comenzado a beber con bastante frecuencia y con bastante intensidad, la intención no era precisamente una cata de vinos, queríamos emborracharnos, y lo conseguíamos, recuerdo claramente que un día una chica que me gustaba se me acercó mientras yo estaba en ese estado y conversamos un rato, y yo intenté decir algo gracioso, inteligente, y no pude, mi cerebro sencillamente no reaccionó, estaba demasiado embotado para pensar. Aquello no me gustó, no creo ser un genio, pero sí me considero una persona inteligente, y el alcohol me hacía idiota, ¿por qué razón iba yo querer ser idiota? ¿Por qué razón ser menos yo?

Así que a partir de entonces lo dejé, y no solo eso, ahora también me veo como un ejemplo para mi hijo, que él vea que es posible divertirse y ser feliz sin necesidad de estar borracho.

Miriam governor

Me gustan los 4X ¡Me gustan demasiado!

Todo el mundo sabe que me gustan los videojuegos, los mas avispados se habrán dado cuenta que prefiero los juegos de PC sobre los de consolas, los mas fanáticos de este blog saben que me gustan mucho los juegos de estrategia, pero solo mis amigos saben que tuve un serio problema con los juegos de 4X…

Así es, aunque no me gustan las adicciones, me he vuelto adicto en varias ocasiones de juegos de este tipo. Los juegos de 4X son aquellos juegos como Civilization, o Masters of Orion. Y su inmensa complejidad me resulta muy absorbente, muy adictiva. Recuerdo que con Sid meier’s Alien Crossfire, pasé prácticamente años jugándolo exclusivamente. Fui el típico afectado del síndrome de “un turno mas”.

Afortunadamente con juegos como Civilization III, y IV, aunque los he disfrutado mucho, ya no siento que me haya obsesionado con ellos. Pero igualmente cuando comienzo a jugar con un juego de este género, tengo que vigilarme a mi mismo para no exagerar.

¿Cuales son tus manías?

Estás son apenas algunas de mis excentricidades, aquellas que son mas fuertes, aquellas que me parecen a mi mas extrañas, pero ¿qué hay de ti? ¿Cuales son tus rarezas? ¿cuales son esas cosas no tan normales que te hacen único?

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos