Ministry of Space #2 - página 27

Planetary, Supergod, Transmetropolitan, parece que Warren Ellis se está convirtiendo en el autor favorito de de la Cueva del Lobo. En esta obra que realizó acompañado de los artistas Chris Weston y Laura DePuy, nos encontramos con una historia un tanto DieselPunk pero también bastante Victorianesca, en donde a finales de la Segunda Guerra Mundial, son los ingleses quienes consiguen hacerse con el control de los científicos alemanes de Peenemünde, personajes tan famosos como Werner Von Braun, se unen al Ministerio del Espacio Británico y no a la NASA de los Estados Unidos.

A partir de esta premisa nos encontramos con un mundo radicalmente cambiado, son los Ingleses quienes ponen a un hombre en órbita por primera vez, y como se ve en la imagen, es la bandera británica la que ondea por primera vez en la Luna. Pero no solo eso, también nos muestran un avance tecnológico muy acelerado. El primer satélite artificial, El “Victory” orbita la Tierra en 1948 y no en el 57 como en el caso del Sputnik, y a diferencia de Yuri Gagarin que llegó al espacio en 1961; Sir John Dashwood alcanzó el espacio en ¡1950! Y ¿la llegada del hombre a la Luna? ¡Pues en 1956! Justo a tiempo para la coronación de la Reina Elizabeth…

 

Ministry of Space #3 - página 9

Este entusiasmo por el espacio revitaliza toda Inglaterra, que nunca pierde sus colonias, y “El Imperio donde nunca se oculta el Sol” continúa expandiéndose mas allá de la Tierra, creando bases en la Luna, construyendo Satélites recolectores de energía solar, etc. convirtiendo al Imperio Británico en una civilización muy avanzada.

Pero ¿de donde sale todo el dinero para semejantes proyectos?…

El Arte de Chris Weston y Laura DePuy es espectacular y muy apropiado para la historia, los diseños de las naves muy acordes a lo que se veía en aquellas épocas, pero además de eso, los colores que se han utilizado, el sombreado, todo muy bien estudiado para dar este toque victoriano, ese toque antiguo, sobrio, imperial.

Ministry of Space #3 - página 27 Un interesante cómic, muy bien realizado y bastante corto (me hubiese gustado que durase mas) que nos hace preguntarnos ¿cómo hubiese sido el mundo si las cosas hubiesen sido distintas?…

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos