Bioware estaba tan seguro del éxito de su Space Opera Mass Effect que cuando lanzaron el primer juego, anunciaron inmediatamente el siguiente capítulo. Tuvieron razón: fue uno de los juegos más populares y la secuela incluso superó ese éxito. El último capítulo de la saga está casi listo para lanzarse en Xbox360, PS3 y PC y esta vez la batalla es por la Tierra.

Uno de los detalles más interesantes de Mass Effect es que podemos crear nuestro propio personaje, con el único requisito de que su apellido sea “Shepard.” Puede ser hombre o mujer, especializarse en poderes psíquicos, tecnológicos, o ataques físicos, incluso podemos elegir su pasado: si nació de familia adinerada o en la pobreza, si su fama como militar se debe a haber sobrevivido una situación imposible, ejecutado estrategias brillantes, o no tener piedad en combate… en fin, muchas opciones que –para mi sorpresa- afectan misiones y parte del argumento, no solamente cuestiones cosméticas.

En cuanto a jugabilidad, es un RPG de acción que se juega como un shooter, pero a la vez hay que ocuparse de dar órdenes y estrategias a los miembros del equipo. Esto ahora se realiza casi en tiempo real, como muestra el siguiente video.

Y en cuanto a ambientación, lo más fácil es describirlo como un Simulador de Star Trek. Aunque suene a sacrilegio para los fans de la serie clásica, lo cierto es que ningún juego –ni siquiera los oficiales de Star Trek- ha capturado esa esencia de aventura espacial como lo ha logrado Mass Effect. Viajar de un lado al otro del universo conocido, resolviendo crímenes, descubriendo ruinas de civilizaciones antiguas, enfrentando formas de vida desconocidas, y poco a poco descubriendo una amenaza que requerirá la toma de grandes decisiones, y quizá sacrificios, para vencer. Dependiendo de cómo creamos nuestro personaje y las decisiones que tomemos, también habrá algo o mucho de humor, y la posibilidad de sentirnos todo un Capitán Kirk seduciendo a quien nos guste (Los autores se han tomado el trabajo de colocar opciones para ambos sexos.)

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos