Retorna a nuestras páginas nuestro amigo el escritor Mexicano Jesús Alfonso Trápaga Cruz, y nos complace con una nueva historia para el Desafío del Nexus de Noviembre:

Los Hechiceros Malditos

I

Los jóvenes estaban divididos en 6 grupos de 3, no se conocían entre sí antes de la gran travesía.
Estaban integrados de tal forma que había un representante de cada continente, con sus conocimientos y herramientas básicos: Los de Gaía llevando sus conservas, yerbas maceradas y sus herramientas de madera. Los Tronianos con sus piezas metálicas y plásticas ultradetectores de temperatura, humedad, etc y los Equilibrianos, con algunas herramientas metálicas y provisiones orgánicas.

“Los expedicionarios” vistos con una mezcla de dolor, alivio y compasión por sus respectivos coterráneos, empezaron el largo recorrido en la tierra, cubierta de metal de Tronia, donde los Cyborianos se sentían en su ambiente, y sus compañeros naturalistas de Gaia y Equilibrium,
Sufrían las inclemencias de climas extremos y un ambiente robotizado, que les era ajeno.
Además estaba la sensación de sentirse observados por miles de cámaras.

Al llegar a los pantanos que separaban Tronia de Equilibrum, las situación cambio y los chicos de Equlibrium, tuvieron el liderazgo y la ventaja. Las piernas metálicas se hundían en el fango y los brazos biónicos se oxidaban rápidamente.
Los chicos de Gaia, superaron la prueba sin problemas

Cayeron 2 equipos: T—3 de Tronia, Maira de Equlibrium y Joe de Gaia, fueron dados por desapararecidos.

Las cámaras fronterizas de Tronia, captaron la agonía de Tinum—5, la chica robot Merlo, novia de Maira y Tania la gainana novia de Joe. Todos ellos sucumbieron bajo el acoso de los megainsectos y triturados por los saurios.

Los equipos 3 y 4 dejaron la existencia entre las cálidas llanuras de Gaia, las riberas también pantanosas del rio “Niberiades” y los primeros metros de la montaña de “La esperanza”

II

Los 6 chicos restantes aprendieron la dura lección del viaje:
Lithim 5 el chico—robot y Nova—5 la chica robot sobreviviente, registraron en sus cerebros artificiales, como la prepotencia que mostraron sus compañeros dejando atrás a los “naturalistas” lo pagaron con creces, al quedarse sin energía ni medios de locomoción cuando llegaron a los pantanos y las tierras naturales

Yesenia de Tiberia y Lauro de Equilibrium, no dejaban de exclamar —dioses protegednos—, cuando aprendieron a compartir con sus compañeros robotizados, sus herramientas y provisiones. También fue necesario para sobrevivir que Yesenia y Lauro, enseñaran el manejo de sus herramientas y “proveedores de energía” a Petronio y Lorena, a quienes ya no consideraban
tontos por haberse criado en la “salvaje Gaia”, sobre todo cuando el hambre obligó a los 6 chicos a prácticamente devorar los frutos y yerbas de Gaia
Escalar “La Esperanza”, fue la empresa más difícil.
La montaña tenía veredas aparentemente fáciles de transitar, pero con tierra y piedras sueltas, paredes casí verticales y zonas boscosas con neblina.
Parecía un helado infierno que sintetizaba lo peor de la travesía por los 3 continentes.

En esta etapa del viaje, solamente el recuerdo de las ceremonias de despedida en sus respectivos continentes, los mantenían con amargas sonrisas en el rostro.
También los motivaba el temor a morir y la certeza de que no podría emprender solos el largo camino de regreso, sin provisiones, enfermos y en el caso de los ciborgs, parcialmente dañados.
Finalmente después de 3 semanas de escalar, llegaron a la planicie de “Madre Natura”, donde estaba esculpida en roca la Escuela de Sanadores

Tres androides, que les parecieron hostiles a los Gaianos y los de Equilibrium, pero les parecieron familiares a los Tronianos, auxiliaron a los casi desfallecientes chicos y prácticamente los cargaron a sus aposentos!

III

Los chicos se sintieron en el paraíso, cuando al despertar, se encontraron en habitaciones muy parecidas a las de sus continentes de origen:

Lithim y Nova, rastrearon con sus 3 ojos, las metálicas paredes revestidas de conectores de energía, múltiples refacciones e infinidad de monitores.

Yesenia despertó con la pierna derecha cubierta con una manga plástica y 2 dedos de la mano derecha entablillados . Lauro devoraba las “cherries” que cortaba de una enredadera de pared y en la mesa de madera había una jarra de néctar de “julie”, fruta que abundaba en “Equilibrium”

Petronio y Lorena, disfrutaban de un descanso en sendas hamacas, en una habitación de bambú, frente a una mesa repleta de frutos frescos de su lejana “Gaia Nova”

V

Después de un tiempo que pareció demasiado, a una hora imprecisa, los 6 chicos fueron convocados a clase por el hombre que se encontraba en una alta torre, lo cual recordaba a las religiones de los antiguos humanos!

El salón de clase tenia muebles que recordaban las características de los 3 continentes.
La presencia de monitores y aparatos electrónicos intimidó a Petronio y Lorena, pero sus otros 4, ahora super gentiles compañeros, los instruyeron en el uso de tableros electrónicos y monitores!

VI

Los chicos esperaban, una clase por medios electrónicos o la presencia de un alto y recio mentor de Katania; los maestros más severos del mundo –como es habían advertido— en el entrenamiento propedeútico.

En vez de lo que esperaban, se presentó ante ellos, una extraña mujer, delgada, baja de estatura (apenas 1.68mt) con los ojos atigrados de Katania, la dulce sonrisa de Gaia—Nova—Prima, pero un brazo y una 3º. Pierna artificiaesl, muy típicos de Metalia, capital de Tronia.

Ellos no podían creerlo: La “madre” Estela, la legendaria mujer, de 300 años de edad, maestra de miles de “sanadores” y “engendradora” de la paz entre los 3 continentes, se encontraba frente a ellos!

VII

—Porque están aquí? Preguntó La sanadora Estela:

—Para aprender las ciencias de lo electrónico y la magia de la tierra— Contestaron al unísono, Lithium y Nova

—Para aprender a ser Sanadores— Contestó la apasionada Yesenia

—NO! Dijo la Sanadora Estela

—Para mantener la paz?——— Preguntó Petronio

¡Asi es! Contestó Estela.

—Porque se nos llama “sanadores”?— Preguntó Estela

—¡Porque curaremos a nuestros hermanos de 3 continentes!— Se apresuraron a contestar los Lithium y Nova

—¡NO! —Dijo Estela— Los humanos antiguos nos llamaban “médicos” porqué sólo se medicaba, se reparaban los cuerpos, pero nunca se aliviaba a la persona y mucho menos a las almas!

Además los primitivos “médicos” eran prepotentes (Los robóticos Lithium y Nova, apagaron su 3º ojo en señal de pena), querían prolongar la vida más allá de la naturaleza y no reconocían los ciclos de vida.

—Soy sanadora y ustedes serán sanadores, porque no sólo aliviarán y repararán los cuerpos sino también las mentes y las almas aunque en Tronia no reconozcan su existencia. —Explicó Estela
—Porqué a los sanadores les dicen, y nos dirán :”hechiceros malditos.” — Preguntó la inocente Lorena

—¡Porque!— Estela hizo una pausa: La humanidad y aún las máquinas (los 3º. Ojos de Lithim y Nova parpadearon), consideran malo y peligroso lo que no entienden. Uno de los grandes errores cada grupo humano es creer que tiene la absoluta verdad y que los demás están equivocados…

Quienes nos hemos atrevido, a romper los paradigmas locales, somos maldecidos, porque hacemos sentir inseguros a los demás.

—Les pareció terrible el viaje?— Preguntó Estela!

—¡Sii! —Contestaron al unísono los 6 alumnos
¡Pues Yo lo tuve que hacer 4 veces! A lo largo de años y como ustedes, tuve que hacer amigos en el simplemente para sobrevivir a las “guerras ambientales”

Ser sanadora y transmitir el arte de la sanación, fue una consecuencia natural de la necesidad de conservar la paz y restablecer la salud y la paz en los 3 continentes!

VIII

Los alumnos iniciaron su formación oyendo directamente de la mejor sobreviviente, los horrores de las guerras ambientales, las guerras cibernéticas y la creación de la civilización de “Equilibrium”

Entendieron como se logró la precaría paz de los 3 continentes, cuando los humanos y los ciborgs, entendieron la necesidad de cuidar la naturaleza sin dejar de “cultivar” la tecnología!

Se dieron cuenta de que la humanidad y la humanidad “electrónica”, los ciborgs, se resisten a aprender las duras lecciones de la naturaleza.

Millones de vidas pérdidas, miles de héroes como Estela, muertos hace décadas, para que la paz sea sostenida por un precario comercio y por la Cofradía de los necesarios, pero repudiados “hechiceros malditos.”

Fin

Muchas gracias a Jesús Alfonso, por compartir con nosotros esta historia, y recuerden que está participando en el Desafío del Nexus y que pueden votar por ella en el botón “Compartir” de facebook.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos