Corre el año 2005, mis amigos y yo estamos emocionadísimos con el estreno de Star Wars, The Revenge of the Sith.
Llegamos desde temprano al cine, estamos entre los primeros en la cola, las conversaciones y discusiones entre los fanáticos son geniales, todos en la fila estamos hablando de la historia de Star Wars, de las películas anteriores, etc.
Entramos y conseguimos unos asientos relativamente buenos. Comienza la película, un espectacular combate espacial…
Como todos ustedes recordarán, durante toda la película Palpatine va paulatinamente empujando al joven Skywalker al lado oscuro, luego en el climax de la historia Obi Wan destroza a Anakim y simplemente lo deja allí, en uno de los momentos mas peculiares de la historia de Star Wars.
Posteriormente, cuando se acerca el gran final, anunciado en todos los medios, lo que todos los fanáticos hemos estado esperando, el momento en que Lord Vader aparecerá por primera vez en la historia de la saga.
Vemos como el cuerpo de Anakim es cubierto en su armadura negra y entonces es el gran momento, la cama con Vader comienza a moverse y el Emperador dice:
“Lord Vader”…
Y entonces, ¡y entonces!…
Prrrrrrrrrrrr, se dañó la cinta de la película y no pudimos continuar viendo.
Yo sé que es difícil de creer, pero es totalmente cierto, Carlos Villamizar estaba conmigo y puede atestiguar que es verdad.
Pero eso no es todo, ¿saben lo que es todavía mas increíble? La gente de Cines Unidos (una empresa de cines en Venezuela) nos dio unos tickets para que pudiéramos venir a ver la película de nuevo, cuando efectivamente volvimos ¿a que no saben? En lugar de poner una cinta nueva, lo que hicieron fue que cortaron ese pedazo y lo volvieron a pegar mas adelante ¿cómo les parece?

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos