A principios del año pasado pasaba por una crisis de depresión muy fuerte y estaba tan desesperado que comencé a buscar información en todas partes y me tropecé con este magnifico sitio: Beating Bipolar en donde aprendí un montón sobre este trastorno, pero sobre todo las maneras de combatirlo. Dormir mejor, ejercitarse, apartarse del alcohol, el café y otras drogas, así como también ser muy cuidadoso de las personas con quienes te rodeas.

Un website excelente que le recomiendo a todo el que tenga esta clase de problemas. Pero hubo algo curioso y que no entendí bien si no hasta hace poco. Hablaban muchísimo de una droga llamada “Litio” y yo pensé que era curioso que le pusieran el mismo nombre que el elemento químico. Pero no podía estar mas equivocado, resulta que no es que le pusieron ese nombre, es que la droga es precisamente el elemento químico.

Resulta que el litio usado bajo la supervisión de un médico y en las dosis adecuadas ha demostrado ser uno de los medicamentos mas eficientes contra la depresión. Pero ahora una nueva serie de estudios han demostrado que los beneficios de este elemento podrían ir mucho mas allá.

Una investigación que se realizó en diferentes sectores de Texas en donde se compararon los niveles naturales de litio en el agua de cada zona, encontró que en los lugares donde los niveles de litio era mas bajos las tasas de suicidios, homicidios y violaciones eran mas altas, por el contrario en las áreas que poseían altos niveles de litio en el agua se descubrió que esas mismas tazas eran hasta un 40% mas bajas cuando las comparaban con las zonas donde el contenido del litio disuelto en el agua era mas bajo.

Estudios similares realizados en Japón, Australia y Grecia parecen corroborar el concepto, altos niveles de litio en el agua pueden resultar benéficos para la salud mental de la población en general.

Algunos de estos estudios incluso parecen sugerir que el litio promueve el desarrollo de las neuronas.

Sin embargo al igual que cualquier otra droga el uso del litio en exceso puede ser muy peligroso, las dosis que he mencionado aquí son muy bajas.

 

Vía: The New York Times.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos