Sigo aprovechando el tiempo de ocio para darle una oportunidad a algunos de los personajes de Marvel Cómics que a mí me gustan, uno de ellos ya ha rondado por aquí, y es el Ghost Rider. Pero resulta ser que el espíritu de la venganza no ha sido el único por allí como ya he demostrado otras veces, y dentro de la continuidad, creo que en los noventas hizo acto de presencia el sucesor del personaje, el hermano perdido de Blaze: Danny.

Esta serie tuvo como guionista a Simón Spurrier, con las plumas de Javier Saltares, quienes no introducirán en una trama oscura e interesante, maquiavélica y retorcida, movida, que además tiene el sello único de Marvel, y es la de mostrarnos a unos héroes mas humanos. 
Antes de iniciar con las críticas aquí la trama en general.
Trama
Danny Ketch solía ser el Ghost Rider. Su alma era huésped de una espantosa entidad, Ketch era un espíritu de venganza vestido con cuero, cubierto de cadenas, prendido en llamas cuyos poderes eran algo de contemplar. Pero todo lo que  en verdad quería era liberarse de su maldición y llevar una vida normal.
Solo que, no sabía lo mucho que lo extrañaría una vez que lo perdió. Desde que el espíritu fue exorcizado de su alma, Ketch solo ha tenido una cosa en su mente: tenerlo de vuelta.
Ahora, bajo circunstancias que él no entiende, se le ha dado una probada del Ghost Rider una vez más. Desesperado por otra dosis, Ketch seguirá a un misterioso cuervo conocido solo como el Señor Once.
Comentario
Es poco lo que puedo decir que ya no haya dicho. Realmente este es un personaje sumamente interesante dentro del género de la Fantasía Urbana y el Terror, además de ser la introducción a una historia más compleja, y creo que también es la forma de aprovechar a un personaje, que a mí me huele, que estaba desaprovechado y olvidado. 
Lo cierto es que la trama también nos muestra una faceta del concepto del Ghost Rider, que explica el ¿Por qué han existido más de un Ghost Rider a través del tiempo sin estar vinculado al demonio como ocurre con Johnny Blaze? Dándole un cariz único y enriqueciendo la mitología alrededor del personaje, amén de liberarlo un poco de ese tinte satánico que se lo podía adjudicar al personaje. 
También me encanta el toque  humano que tiene el personaje, al tener problemas con el resultado de haber expurgado de su cuerpo al espíritu que le poseía. No quisiera dar más vuelta porque no creo que haya mucho que decir, que esta es una serie realmente recomendable, y que a pesar de la existencia de la serie regular se puede entender con facilidad como un drama aislado o un drama puente. 
En fin una tremenda obra, 100% recomendable.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos