Desde Tibas Costa Rica, nos llega un nuevo participante en el Desafío del Nexus, se trata de Juan Luis Murillo Mata.

reptilian_times_cover

La Verdad de la Iglesia

Autor: Juan Luis Murillo Mata

Un joven hombre trata de averiguar si por lo que se ha obsesionado toda su vida es una realidad o solo teorías conspirativas sin fundamento. Acerca de si los Reptilianos han estado entre la humanidad desde hace siglos e incluso milenios, controlando la Tierra desde organismos como la Iglesia Católica. Por eso se dispone a entrar en la Catedral de San José, la sede principal del catolicismo en Costa Rica y tratar de encontrar respuestas.

San José se encontraba a diez minutos de su ciudad en autobús, aunque cada vez se le hacia más difícil pagar el pasaje. Al llegar a la estación solo tendría que caminar unas cuantas cuadras para llegar a la catedral. Había pasado al frente de ese lugar desde niño varias veces, pero nunca entro en el edificio.

A pesar de venir de una familia católica ni siquiera a temprana edad pudo tener fe en esas creencias o en alguna otra. Conforme fue creciendo comenzó a leer e informarse sobre teorías conspirativas, especialmente acerca de los Reptilianos, una especie extraterrestre la cual se dice llego a la Tierra desde épocas muy antiguas, estos se habrían ocultado debajo de la tierra y se fueron infiltrado a lo largo de la historia dentro de la humanidad para controlarla.

Entre los grupos de poder donde que se creen ha sido infiltrado se encuentran el gobierno estadounidense y la Iglesia Católica. De esta última es donde más se había interesado en investigar llegando a formular sus propias teorías. Entre ellas como los mismos fundadores de dicha religión eran Reptilianos, estos encontraron en tal creación un método eficaz para controlar a gran parte de la especie humana.

El investigador entro en la catedral, no dormía bien desde hace años y por la falta de dinero a causa del desempleo que lo afectaba a él como a gran parte de la población tampoco comía bien últimamente, a pesar de los malestares que esto le traía siguió adentrándose en el edificio. Le sorprendió la falta de seguridad en el lugar, le hacía temer la inexistencia de la conspiración, haber estado dedicando su vida a una farsa. Luego se le ocurrió la idea de ser solo una pequeña falla en la organización reptiliana, porque habrían de tener importancia la Catedral de San José en un plan de dominación mundial, además como algunos decían si estos seres tenían ese poder por tanto tiempo, como no habían podido ejercer finalmente un dominio total sobre la humanidad. El pensaba en como uno especie extraterrestre llegada a un planeta desconocido tendría problemas para sobrevivir y finalmente tomar el control del mundo. A la vez su organización podría sufrir de las mismas incapacidades de cualquiera creada por humanos.

Continuo avanzando por la catedral sin encontrarse con nadie, se detuvo hasta escuchar a personas hablando detrás de una puerta ligeramente abierta, se asomo por la abertura y pudo ver a tres sacerdotes sentados al frente de una mesa y delante de cada uno de ellos se encontraba un tazón lleno de hielo con la cabeza de un niño aun moviendo los parpados. Los curas empezaron a levantar las tapas de los sesos (estas parecían ya estar preparadas para ser separadas), las colocaron a un lado del recipiente de donde la sacaron y con pequeñas cucharas empezaron a comer despacio el cerebro de los infantes.

El hombre estaba aterrado por la situación, pero reacciono a sacar su teléfono celular y sacar unas cuantas fotografías. Acato a salir los más rápido del lugar (después de ver algo así no se quedaría a descubrir lo que le pasaría a un intruso). Pero al estar tan metido en lo ocurrido en la habitación no escucho a un sacerdote acercándose detrás de él, no lo miro hasta sentir un par de colmillos mordiendo su garganta. Mientras perdía la vida pudo ver los ojos del atacante, estos no eran humanos sino de serpiente. El joven infiltrando moría habiendo descubierto la verdad y con esto como la humanidad tarde o temprano será conducida a su extinción.

FIN

Muchas gracias a Juan Luis por su participación y le deseamos mucha suerte.

Si te gustó esta narración vota por ella con el botón “Me Gusta” de facebook y así ayudarlo a ganar el Desafío de este mes.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos