Sapo: Hey, ¿cómo te va?
Princesa: ¡Oh Por Dios! ¿Acabas de hablar?
Sapo: Si, lo hice.
Princesa: ¿Eres tú uno de esos sapos que se convierte en un principe si te beso?
Sapo: ¿Por qué no me besas y descubres por ti misma?

Después del beso

Princesa: Todavía eres un sapo…
Sapo: También tienes que deslizar una mano por debajo de mi y ligeramente tocar la parte inferior de mi pene.
Princesa: ¿Qué?
Sapo: Tienes que meter una mano debajo de mi y…
Princesa: No, no, yo escuché lo que dijiste, es solo que, yo nunca leí esa parte.
Sapo: Bueno, pues lo sabes ahora.
Princesa: Ligeramente tocar…
Sapo: La parte inferior de mi pene.
Princesa: Ok…

Después de “ligeramente tocar al sapo”

Princesa: No pasa nada.
Sapo: ¿Qué quieres decir?
Princesa: No te estás convirtiendo en un principe.
Sapo: No soy un principe.
Princesa: Pero tu me dijiste que eras.
Sapo: No lo hice.
Princesa: Si lo hiciste.
Sapo: No, yo no lo dije, tu dijiste que yo lo era y yo no me tomé la molestia de corregirte.
Princesa: ¿Y entonces? ¿Qué eres tu?
Sapo: Yo soy un Sapo que quiere tener una erección. Misión cumplida, muchas gracias.
Princesa: Eres un enfermo pervertido
Sapo: ¿Si? Pues ya tengo mi erección, o sea jackpot para mi, tu pierdes.
Princesa: Eres un bastardo.
Sapo: Vete entonces.

La Princesa se va molesta y llega otra Princesa

Sapo: Hey ¿cómo estás?
Princesa 2: Un principe sapo, ¿se supone que debo besarte?
Sapo: No, de hecho tienes que (esta parte no la traduzco XD)

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos