Así se anunciaba aquella película en los trailers, era una película triste como pocas otras. Se contaban historias de salas de cine completas que salían inundadas en lágrimas al terminar la función.
A nadie le cabía dudas que “La Muerte de Jimmy” era la película que te haría llorar…
Evidentemente, no me interesaba para nada ir a ver “La Muerte de Jimmy” ya bastante caro resulta ir al cine como para también perder el dinero en una película “que te hará llorar” ¿por qué carajo querría yo llorar? Y ademas si yo quisiera llorar salgo a la calle y miro el lamentable estado en que se encuentra mi país y me sale un mar de lágrimas, pero ¿qué gano yo con ponerme a llorar?

-¿Ya viste la muerte de Jimmy? -me preguntó ella.
Era la hermana de un amigo, ella me gustaba; cachetona, con el cabello negro larguísimo, los labios gruesos y unos ojoootes.

-¿Quién? -pregunté incrédulo- ¿yo? Ni de casualidad -evidentemente aquellas muchachas no me conocían mucho, pero ¡¿cómo se atrevían a preguntarme una cosa así?!

-Deberías ir a verla, es ¡buenísima! -dijo la otra.
Era la amiga de la hermana de mi amigo, y era otro mujeron, con lo que se denomina un BUEN frontal, es decir dos BUENOS argumentos y cuando digo buenos me refiero a que era talla 38B o algo así, realmente impresionante, es el tipo de mujer con la que tienes que hacer un enorme esfuerzo de voluntad para mirarla a los ojos…

-Un momento, explíquenme -les dije- en esta película ¿salen mechs?

-No.

-En esta película ¿Salen naves espaciales?

-No.

-En esta película ¿Aparecen tecnologías avanzadas?

-No.

-En esta película ¿Hay buenas escenas de acción?

-No.

-Entonces -les pregunté finalmente- ¿qué razón tendría yo para querer ir a ver esa película?

-Te lo juro, ¡es buenísima! -me dijo la una.

-¡Vas a salir llorando! -me aseguró la otra.

-Precisamente eso es lo que me preocupa, no tengo ningunas ganas de ponerme a llorar -les expliqué.

-Pero es que la historia es ¡bellíííísima! -dijo la primera.

-¡Conmovedora! -aseguró la segunda enfáticamente.

-Noooooooooooooooooooooooooooooooooo, que va, no es mi tipo de película

-Scarlett Johansson tiene una escena desnuda -aclara la otra.

-Ah bueno, o sea que no es pura perdida.

-Esa escena es irrelevante -dice la primera, un tanto molesta y abarcándonos con sus enormes ojos- lo que importa es la sensibilidad que transmitieron en la trama.

En ese momento entró por la puerta un ¡zombie! Bueno, por lo menos eso parecía, en realidad era mi amigo, quien con ojos llorosos preguntó:
-¿Ya estamos listos?

-¿Listos para que? -pregunté.

-Para irnos a ver… ¡LA MUERTE DE JIMMY! -Me respondió él con afiebrada mirada (los ojotes eran de familia).

-Ah, entonces ¿ya se van? -pregunté yo inocentemente.

-Nos vamos -me dijo la otra mientras me empujaba con su prominente “frontal” en dirección al carro.

-¡¡¡¿¿¿QUEEEEEE???!!! No señores, yo no voy a ver eso.

Dos enormes ojos enmarcados por una preciosa cascada de cabellos se fijaron en mi de manera hipnótica.

-¡No seas insensible! -dijo cerrando los ojos como si me ocultara el sol y enfilando hacia el vehículo sin dejar alternativas.

Así que sin entender muy bien como, terminé en la sala de cine para ver “La Muerte de Jimmy”…

Paramaount Pictures presenta…

Una película de Mel Gibson… (Por qué no me extraña)

En asociación con James Cameron… (Se juntaron dos mochos pa’ rasca'se)

En el fondo, suena una musiquita de Danny Elfman (¿No hay otro compositor?)

La película se ambienta en un lejano pueblo de Nueva Inglaterra, en donde vive Jimmy, que lo actúa Will Smith, un tipo que intenta ser normal en un mundo que no le comprende…

Excepto su novia, Natalie Portman (¿Adivinen quien es la que llora mas?), quien le ama con absoluta dedicación y locura y que también es la hermana de su mejor amigo, Johnny Deep (No podía fallar), un hombre apasionado por el teatro quien ama con locura a, Scarlett Johansson (la única que salva la película).
El problema es que Jimmy es muy bueno y exageradamente cool (El clásico personaje de Will Smith) y entonces todo el mundo quiere a Jimmy y Jimmy quiere a todo el mundo, pero eso es un gran problema, por que Jimmy no tiene tiempo para dedicarle a su amantísima novia (la Portman) quien sufre mucho y grandemente por que su Jimmy dedica todo su tiempo a salvar a los pandas, cuidar viejitos, donar sangre en los hospitales, dar clases de matemáticas a los niños pobres y de paso mantiene un blog en donde monta videos en donde sale él practicando deportes extremos.

Así es, Jimmy es demasiado bueno y demasiado cool y su pobre novia (La Natalie) no puede soportarlo y llora bajo la lluvia (¿donde he visto yo esta escena antes) y entonces llega el Jimmy en su ferrari (con unos bermudas, unos zapatos de goma y la gorra pa’ tras), justo en ese momento deja de llover y sale el sol en el horizonte…
Por fin Jimmy tiene tiempo, no hay niños que necesiten clases de matemáticas, no hay viejitos que necesiten donaciones de sangre, no hay gaticos en los árboles, no hay festivales de deportes extremos, todos los pandas están armados, y Hobo el perro vagabundo por fin llegó a casa…

El Smith y la Portman se abrazan dulcemente y bailan al amanecer al son de un coro de una iglesia cercana, que comienza a cantar precisamente en ese momento.
Por supuesto Jimmy quiere la cosita, pero la Portman se hace la dura (no ha visto al hombre en meses y sin embargo…) así que se van a pasear por la ciudad en donde casualmente salvan a los unicornios rosados invisibles de la extinción, el le pide a ella que se casen de una forma original y graciosa y se sientan a comer en un restaurant con una espectacular vista de la ciudad.

Allí se consiguen con unos amigos, La Johansson y el Deep quienes les convencen de ir a ver una espectacular obra de teatro que acaba de llegar al pueblo.
Jimmy no está muy seguro, pero lo convencen.
La obra de teatro es sobre un joven escritor quien vive en un país del tercer mundo, y se dedica a escribir sobre juegos de computadoras y otras pistoladas que no le interesan a nadie.
En medio de la función, el Deep y la Johanson sin ninguna razón aparente desaparecen de la sala de teatro y fugazmente puede verse que hacen el amor en alguna parte, pero mas fugaz son los dos o tres fotogramas en donde “parece” que sale la Johansson desnuda.

La obra de teatro termina y los amigos se encuentran afuera.

De pronto de la nada sale un sujeto y le mete un tiro en la cabeza al bueno de Jimmy, la sangre mana de la frente de Smith (buenos efectos) mientras su novia, la Portman, postrada lo sostiene en brazos mientras exclama a un cielo oscuro e indiferente “¡¿POR QUÉ JIMMY, POR QUÉ?!

El sol se oculta lentamente, Jimmy muere y la sala de cine completa se encuentra a moco suelto, el único que no llora soy yo, que los miro como gallina que mira sal y me siento como cucaracha en baile de gallinas.

La película termina y yo como siempre salgo a la carrera a buscar un baño por que ya no aguanto las ganas, afuera de la sala de cine están haciendo una cola enooorme, para entrar a ver, por supuesto, “La Muerte de Jimmy”.
Me consigo con otro amigo que me pregunta:
-¿Vienes de ver “La Muerte de Jimmy”?

-Si vale.

-y ¿que tal?

-Bueno imagínate, al final, Jimmy se muere…

Un tipo enorme y calvo que estaba haciendo la cola se pone furioso y me grita:

-¡Pero bueno como se te ocurre contarnos el final! ¡Ahora nos arruinaste la sorpresa!

Y ha venido el tipo y me ha pegado una patada en la entrepierna (si, me oriné) a mi alrededor la entrada al cine se convierte en un caos y yo estoy en el piso, desde donde puedo leer el poster de la Película “La Muerte de Jimmy… ¡La película que te hará llorar!” y no puedo evitar pensar “al final si lloré, soy un hombre sensible, sobre todo muy sensible en mi hombría”.

Autor Vladimir O. Vasquez F. es decir Lobo7922, espero se hayan reido 😉

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos