La Habitación de Mary es un interesante experimento mental que nos explican en detalle en el siguiente video animado.

La animación está narrada en inglés pero se pueden poner los subtítulos en español:

Este experimento también es llamado “Mary la Super-Científica” y fue propuesto por el doctor  Frank Jackson en su artículo Epiphenomenal Qualia en donde lo planteó de la siguiente manera:

Mary es una científica brillante que está, por alguna razón, forzada a investigar el mundo desde un cuarto blanco y negro a través del monitor de una televisión en blanco y negro. Se especializa en la neurofisiología de la visión y adquiere, supongamos, toda la información física que hay para obtener acerca de lo que sucede cuando vemos tomates maduros, o el cielo, y usa términos como “rojo”, “azul”, etc. Ella descubre, por ejemplo, justo qué combinación de ondas del cielo estimulan la retina, y exactamente cómo esto produce a través del sistema nervioso la contracción de las cuerdas vocales y la expulsión de aire de los pulmones que resulta en la pronunciación de la oración “el cielo es azul”. […] ¿Qué sucederá cuando Mary sea liberada de su cuarto blanco y negro o se le dé una televisión con monitor en color? ¿Aprenderá algo o no? Parece obvio que aprenderá algo acerca del mundo y nuestra experiencia visual de él. Pero entonces es innegable que su conocimiento previo era incompleto. Pero tenía toda la información física. Ergo hay algo más a tener que eso, y el “fisicalismo” es falso.

Como pueden ver es un tanto diferente de lo que nos expresan en el video. Sobre todo la parte que dice:

“Se especializa en la neurofisiología de la visión y adquiere, supongamos, toda la información física que hay para obtener acerca de lo que sucede cuando vemos tomates maduros, o el cielo, y usa términos como “rojo”, “azul”, etc”.

¿TODA la información? Eso sería un tanto difícil, para comenzar ¿cómo definimos TODA la información?

¿Por qué la Habitación de Mary ha cobrado tanta importancia?

No cabe duda que se trata de un experimento mental fascinante. Pero cobra especial importancia en nuestros días con el advenimiento de la Inteligencia Artificial.

Muchos científicos argumentan que “muy pronto” podremos transferir nuestras consciencias de un cuerpo a otro. O incluso a un cuerpo artificial. Pero el concepto de La Habitación de Mary nos hace dudar. ¿Cómo se puede copiar una personalidad en un cerebro que no ha experimento esa vida?

En mi opinión si de algo estamos lejos es de comprender el funcionamiento del cerebro. Pero quizá en un futuro no tan cercano nuestras capacidades para transferir información sean muy diferentes a las actuales. Imagina un mundo donde puedas comunicarte directamente con la mente de otra persona. Imagina tener un vínculo telepático con un genio por ejemplo. Sería mucho mejor que leer un ensayo sobre lo que sabe, o recibir una clase de él. Un vínculo telepático nos permitiría entender lo que él entiende de la forma en que él lo entiende. llegados a ese nivel, las cosas serían muy distintas.

Por supuesto mi idea plantea toda una serie de dificultades diferentes: ¿Cómo se supone que podemos alcanzar la telepatía?…

Pero ¿qué crees tú? ¿Se podría copiar tu personalidad en un cerebro artificial que no ha experimentado tu vida?

Comparte este artículo con tus amigos