Contrariamente a lo que solemos pensar, Asimov era un “creyente” 😉

¿No cree usted en los platillos voladores? Me preguntan ¿No cree usted en la telepatía? ¿En los astronautas de la antigüedad? ¿En el Triangulo de las Bermudas? ¿En la vida después de la muerte?

No, les digo. No, no, no, no y de nuevo no.

Una persona recientemente, gritó desesperada por la letanía de constante negación “!¿Es que no cree usted en nada?!”

“Si”, dije. “Yo creo en la evidencia. Yo creo en la observación, en la medición y en el razonamiento, confirmado por observadores independientes. Creeré en cualquier cosa, sin importar lo extraña y ridícula, siempre y cuando haya evidencia de ello. Sin embargo entre mas extraño y ridículo es algo, mas firme y mas sólida tiene que ser la evidencia.


Isaac Asimov 1920 – 1992

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos