“La amargura del goce se encuentra en el saber que no puede durar. Ni debería el goce durar mas allá de una cierta temporada, porque, después de esa temporada, incluso el goce se volvería meramente hábito”.

Tanith Lee

Comparte este artículo con tus amigos