Josein Moros no nos abandona en el mes de Diciembre en nuestro Desafío del Nexus, y se convierte así en el único autor que participó durante todos los meses del año, ¡muchas gracias Joseín!:

Kalinov 

Kalinov

Autor: Joseín Moros

Al fin un planeta con vida inteligente.
La búsqueda llevó decenas de milenios a la próspera humanidad dispersa en la galaxia,‭ ‬la gente‭ ‬se decía:‭ ‬“los seres humanos estamos‭ ‬solos en el‭ ‬universo,‭ ‬y‭ ‬es un pasatiempo costoso mantener tanta gente y recursos en ese‭ ‬proyecto‭”
Cuando llegó,‭ ‬la noticia despertó expectativas desmesuradas,‭ ‬y‭ ‬las imágenes televisivas en‭ ‬3D las aumentaron.
Había ciudades colgando de riscos‭ ‬y‭ ‬llegaban hasta las nubes,‭ ‬otras en el mar,‭ ‬desiertos y llanuras.‭ ‬La gravedad era apenas menor que en la Tierra y los días duraban un par de horas más.‭ ‬El clima‭ ‬parecía benigno,‭ ‬la fauna no era peligrosa en extremo pero,‭ ‬un gran pero,‭ ‬los habitantes eran‭ ‬extraños,‭ ‬muy‭ ‬extraños.

Lo llamaron Kalinov.‭ ‬Tenía cuatro lunas y la mayor se parecía a la de la Tierra.‭ ‬Las otras eran piedras informes,‭ ‬estrujadas por la gigantesca garra de un demonio.‭ ‬Y los Terrestres llamaron a‭ ‬sus habitantes:‭ ‬Los Oni.

‭    ‬Al fin‭ ‬se había encontrado‭ ‬un planeta con vida inteligente.‭ ‬La búsqueda llevó‭ ‬decenas de‭ ‬milenios y enormes gastos,‭ ‬aunque siempre proporcionaron fabulosos beneficios con la apropiación de nuevos‭ ‬mundos.‭ ‬La gente ya convencida que los seres humanos estaban solos en el universo,‭ ‬recibieron un impacto emocional de consecuencias imposibles de medir en los pocos días transcurridos desde el hallazgo.

En muchos planetas y en la Tierra,‭ ‬a través de imágenes transmitidas utilizando el atajo instantáneo del hiperespacio,‭ ‬las multitudes miraban con asombro las similitudes y las diferencias de clima,‭ ‬paisaje y fuerza de gravedad.‭ ‬El mismo atajo no podía ser empleado para viajar a los confines de la galaxia,‭ ‬de lo contrario millones de Terrestres ya estarían allí,‭ ‬para ver los‭ ‬horribles‭ ‬Oni de Kalinov,‭ ‬sin importarles el costo del viaje.

En el hemisferio,‭ ‬al cual decidieron llamar Sur,‭ ‬existía un solitario continente triangular,‭ ‬como la silueta de una calavera de cabra con cuernos retorcidos‭; ‬por extraña casualidad,‭ ‬había dos volcanes en constante erupción en el lugar correspondiente a los ojos.‭ ‬Las innumerables islas,‭ ‬microscópicas comparadas con el continente,‭ ‬se encontraban repartidas por el acuoso globo como el resultado de una granizada,‭ ‬sin embargo en ellas no‭ ‬existía rastros de vida inteligente.

Por contraste,‭ ‬en el continente‭ —‬al cual denominaron Averno‭—‬,‭ ‬había‭ ‬poblaciones colgando de riscos y llegaban hasta las nubes,‭ ‬otras‭ ‬invadían el mar,‭ ‬como apéndices serpenteantes partiendo de las costas.‭ ‬Desiertos y llanuras también ostentaban extensas metrópolis‭; ‬todas las construcciones eran de poca altura,‭ ‬aunque bajo tierra debía haber profundas colonizaciones,‭ ‬lo evidenciaba la multitud de altos respiraderos,‭ ‬emitiendo la música hipnótica de enormes ventiladores,‭ ‬el‭ ‬mecánico‭ ‬zumbido hacía erizar la piel,‭ ‬porque‭ ‬la mente humana‭ ‬veía‭ ‬la imagen de un nido de avispas.

‭¿‬Cuántos habitantes habría‭? ‬Era casi imposible de calcular con precisión,‭ ‬los exploradores‭ ‬hablaron de más de mil millones.‭ ‬Aun así no‭ ‬se apreciaba hacinamiento,‭ ‬el continente era más grande que África y las asombrosas irregularidades geográficas proporcionaban mucha superficie para las‭ ‬aparentes‭ ‬necesidades de espacio‭ ‬por parte‭ ‬de‭ ‬Los Oni.

El descenso‭ ‬de los‭ ‬Terrestres‭ ‬ocurrió solo cuatro días atrás.‭ ‬La nave, Diosa Viajera,‭ ‬con una docena de tripulantes en hibernación‭ —‬mezcla de‭ ‬idealistas científicos,‭ ‬aventureros,‭ ‬morbosos adictos a la adrenalina y suicidas en potencia‭—‬,‭ ‬después de cuatrocientos ochenta y cinco años de viaje,‭ ‬había llegado al sistema solar ubicado en las afueras de la galaxia.‭ ‬El fabuloso‭ ‬navío‭ ‬se mantuvo durante cuarenta y ocho horas efectuando exploraciones a distancia,‭ ‬con instrumentos de tecnología probada por milenios.‭ ‬La‭ ‬Diosa Viajera había sido construida para durar veinte mil años más en viaje‭ ‬continuo,‭ ‬era de esperar que por el momento tuviera algún descanso.

Los exploradores ya habían sobrevolado‭ ‬muchos poblados del planeta y‭ ‬consumaron‭ ‬cientos de‭ ‬pruebas con instrumentos robot.‭ ‬La conclusión seguía siendo la misma,‭ ‬repetida en cada‭ ‬video enviado a la Tierra y‭ ‬centenas de‭ ‬sistemas solares conquistados por los seres humanos:

‭“‬Los demonios Oni no responden a nuestros intentos de contacto.‭”

 

<

p align=”center”>▲

Un hombre alto y flaco,‭ ‬envuelto con un traje espacial‭ ‬blindado y‭ ‬ligero,‭ ‬cuyo casco era una esfera transparente,‭ ‬la cual podía cambiar de aspecto de acuerdo a las necesidades,‭ ‬caminaba al lado de una mujer,‭ ‬con equivalente indumentaria.‭ ‬Ella era casi tan alta como él,‭ ‬pero mucho más joven.‭ ‬La pareja portaba armamento:‭ ‬pistolas eléctricas y rifles rompe blindaje.‭ ‬Bajaron de un transbordador de dos puestos,‭ ‬en una plaza octogonal perteneciente a una metrópoli plana y extensa.‭ ‬Luego del corto viaje desde Diosa Viajera,‭ ‬el navío estaba a la vista,‭ ‬a unos cincuenta kilómetros en la llanura verde esmeralda bajo un cielo matutino,‭ ‬azul en lo alto y rosado hacia un lado del horizonte.‭ ‬La brillante estructura metálica,‭ ‬con tres kilómetros de altura,‭ ‬parecía un cirio plateado a punto de ser encendida en honor a todos los dioses de la Vía Láctea.‭

 
    —Estoy cansada de lo mismo.‭ ‬Ya veo esos animales saliendo de sus cuchitriles,‭ ‬fingiendo que no nos ven.‭ ¿‬Por qué lo hacen,‭ ‬Yvan‭?

    —No lo sé,‭ ‬Kikono.‭ ‬Los instrumentos analizadores de vida dicen que nos oyen y nos ven,‭ ‬pero nadie se explica cómo tantos miles de ellos pueden fingir con tal naturalidad.‭ ‬Observa:‭ ‬ya están saliendo esos demonios.

‭    ‬La pareja preparó sus armas.

‭    ‬De las‭ ‬grises‭ ‬viviendas‭ ‬fabricadas‭ ‬con‭ ‬una masa,‭ ‬dura como el acero,‭ ‬surgían los primeros seres vivos inteligentes que después de una búsqueda milenaria,‭ ‬los seres humanos habían encontrado en su galaxia.‭ ‬Por los agujeros,‭ ‬sin puerta,‭ ‬los aborígenes‭ ‬salían‭ ‬encogidos,‭ ‬al erguirse su estatura era de casi tres metros cada uno.‭ ‬“Hay machos y hembras y crías de variada edad‭”‬ habían descrito los‭ ‬exploradores Kikono e Yvan,‭ ‬hasta el momento los únicos autorizados para un contacto directo,‭ ‬por su probada experiencia en combate.

‭    ‬En un momento hubo miles de ellos en las calles y en la plaza,‭ ‬sin embargo alrededor de la pareja y del transbordador,‭ ‬el área se mantuvo vacía de extraterrestres.‭ ‬Hablaban entre ellos,‭ ‬con‭ ‬graznidos y chillidos.‭ ‬Si hubiese sido posible cambiarlos de aspecto‭ —‬asunto muy difícil de imaginar‭—‬,‭ ‬por el de seres humanos,‭ ‬parecerían una multitud de gente donde muchos se conocían y saludaban,‭ ‬mientras caminaban por las calles,‭ ‬o se reunían para continuar camino en grupo.‭ ‬En ningún momento voltearon sus‭ ‬órganos visuales‭ —‬de maligna apariencia‭—‬,‭ ‬en dirección a la nave Diosa Viajera,‭ ‬hacia‭ ‬el transbordador,‭ ‬o‭ ‬a la pareja que giraba en posición de alerta‭ ‬mientras‭ ‬observaba la multitud.

‭    —‬Me hierve la sangre tanto desprecio.‭ ‬Ya es la novena ciudad que visitamos,‭ ‬y todo se repite.‭ ‬¿Nos consideraran inofensivos‭?‬ —dijo la mujer.

‭    —‬Tengo mis dudas,‭ ‬Kikono.‭ ‬Me he dedicado a observar los más jóvenes,‭ ‬esos que parecen‭ ‬infantes‭; ‬nos ignoran de igual manera.

‭    —‬Tal vez son telepatas y sus padres los controlan a fondo.

‭    —‬No lo creo.‭ ‬Mira como‭ ‬los niños juegan a gritos.

‭    —‬No les digas niños a esas bestias‭ ‬asquerosas‭ ‬—gritó Kikono y después habló en voz baja dentro del casco‭—‬ ¿Y en verdad serán inteligentes‭? ‬Su aspecto es demoníaco,‭ ‬siento ganas de comenzar a disparar.‭ ¿‬Crees que así nos tomarían en cuenta‭?

    Yvan la miró un instante,‭ ‬sonrió,‭ ‬pero al ver las manos de la mujer manipulando el rifle habló con rapidez.

‭    —‬Estamos cansados y decepcionados,‭ ‬Kikono.‭ ‬Abandonamos todo,‭ ‬fue una muerte muy real.‭ ‬Ya mi familia no existe,‭ ‬pero recibieron los beneficios que de otra manera yo nunca habría podido darles.‭ ‬Y ahora‭ ‬nos encontramos con‭ ‬esto.‭ ‬Pero puedes consolarte:‭ ‬ha habido cientos de misiones similares,‭ ‬nada encontraron,‭ ‬y otras tantas en camino a planetas que con toda probabilidad‭ ‬sólo servirán para ser habitados.

‭    ‬Mientras así hablaban,‭ ‬se fueron adentrando por las calles,‭ ‬la altura de las casas les permitía mantener a la vista a‭ ‬Diosa Viajera,‭ ‬donde el resto de la tripulación esperaba en estado de alerta.‭ ‬Los Oni‭ —‬ya sabían los exploradores‭—‬,‭ ‬conocían la electricidad,‭ ‬las armas químicas de bajo poder letal,‭ ‬técnicas de construcción asombrosas y se comunicaban por radio,‭ ‬en la primitiva Amplitud Modulada.‭ ‬Su complicado lenguaje de gestos,‭ ‬sonidos y feromonas,‭ ‬no había sido posible comprenderlo‭;‬ “se‭ ‬necesita más tiempo‭”‬,‭ ‬dijeron las autoridades desde la Tierra.

‭    —‬Lo que más me molesta,‭ ‬y al resto de la tripulación‭ —‬gruñó Kikono—es que por esa actitud están frustrando nuestra oportunidad de enriquecernos.‭ ¿‬Cómo podemos vender tecnología a estos catatónicos monstruos‭? ‬Deberíamos tomarlos a la fuerza y confiscar el planeta,‭ ‬me conformo con los minerales de las islas pequeñas,‭ ‬hay de todo.

‭    ‬Los dedos,‭ ‬índice y corazón de su mano derecha,‭ ‬apretaron un poco más el gatillo,‭ ‬pero todavía el pulgar se mantuvo relajado.‭ ‬Yvan,‭ ‬mientras giraba casi espalda con espalda,‭ ‬lanzó rápidas miradas a ese dedo.
‭    —‬No parecen dispuestos a un ataque.‭ ‬Espera un poco‭ —‬casi ordenó a la mujer.

‭    ‬— ¿Qué sabemos de ellos‭? ‬No contestan nuestras transmisiones en AM,‭ ‬fingen todo el tiempo.‭ ‬Odio la hipocresía.‭ ‬Estas balas pueden atravesar‭ ‬dos mil‭ ‬de sus covachas,‭ ‬unas tras otras‭;‬ con una ráfaga puedo eliminar muchos.‭ ¿‬Seguirían fingiendo,‭ ‬como si todo fuera un extraño evento atmosférico‭?

    El hombre detuvo su giro.

‭    —‬ ¿Como si todo fuera un extraño evento atmosférico‭?‬ ¿Te das cuenta‭?

    — ¿De qué‭?

    — ¡Es eso o algo parecido‭! ‬No nos ven como en realidad somos.‭ ‬Sus cerebros reciben las señales de‭ ‬los sentidos,‭ ‬pero lo interpretan de otra manera.

‭    ‬La mujer también se detuvo y miró a Yvan,‭ ‬luego a los demonios.

‭    — ¿‬Yo soy un remolino de viento a algo así‭? ¿‬Nuestras transmisiones son tan solo estática de curiosa secuencia‭? ¿‬La Diosa Viajera tal vez la perciben como una acumulación de niebla y polvo‭?

    —Son buenos ejemplos para nuestros sentidos de humanos,‭ ‬pero en el caso de ellos,‭ ‬debe ser muy diferente.

‭    —‬Mataré uno,‭ ‬sólo uno,‭ ‬y veremos.

‭    —‬Espera Kikono.‭ ¿‬Y si lo consideran muerto por un rayo‭? ¿‬O tienen una explicación religiosa‭? ‬Puedes machacarlos en conjunto,‭ ‬pero seguirá igual,‭ ‬ahora estoy seguro.

‭    — ¿‬Por‭ ‬qué‭ ‬“ahora‭”‬ estás seguro‭?

    —Porque se me acaba de ocurrir una idea extraña.‭ ¿‬Y si esa luna,‭ ‬y la nuestra,‭ ‬son seres de una cultura superior a‭ ‬nosotros los Terrestres,‭ ‬y desde siempre nos observan‭?

    — ¡Tú estás loco‭!

    La mano de la mujer apretó con fuerza el mecanismo disparador.‭ ‬Pero nada ocurrió.‭ ‬Lo intentó varias veces.‭ ‬Dejó colgando el rifle y sacó la pistola eléctrica.‭ ‬Apuntó a la multitud y con las dos manos intentó hacer funcionar el arma.

‭    ‬En silencio Yvan le entregó su rifle y su pistola.‭ ‬Tampoco funcionaron.

‭    ‬Es inútil Kikono.‭ ‬Mira a tu alrededor.‭ ‬No aquí,‭ ‬sino en toda la galaxia.‭ ‬Cuánto de lo que ven tus sentidos y tus instrumentos,‭ ‬creados por nosotros,‭ ‬no podría tener otra interpretación.

‭    ‬La mujer se‭ ‬derrumbó en el suelo.‭ ‬Aunque se había dedicado a la guerra,‭ ‬era poseedora de una gran inteligencia y se‭ ‬encontró arrastrada por‭ ‬un‭ ‬conflicto de ideas.‭ ‬La secta guerrera,‭ ‬a la cual pertenecía,‭ ‬no soportaba‭ ‬una existencia en la duda.‭ ‬Con‭ ‬movimientos pausados extrajo de la bota derecha un puñal largo y delgado,‭ ‬lo apoyó sobre la zona del corazón y habló,‭ ‬mirando a la multitud de horripilantes seres,‭ ‬que al parecer ignorarían también su muerte.

‭    —‬Mi vida es una ilusión,‭ ‬dentro de otra ilusión.‭ ‬No quiero vivir así.

‭    ‬En el mismo‭ ‬instante,‭ ‬en el interior de sus cascos,‭ ‬estalló‭ ‬una‭ ‬alarma,‭ ‬proveniente de la Diosa Viajera.‭ ‬Uno de sus compañeros,‭ ‬ingeniero de navegación,‭ ‬habló atropellando las palabras.

‭    ‬— ¡Kikono,‭ ‬Yvan‭!‬ Recibimos órdenes de abandonar el planeta ahora mismo‭ ‬y‭ ‬sólo‭ ‬dejar instalados satélites de observación.‭ ‬Hace unos segundos ocurrieron tres inexplicables interrupciones totales en las redes de comunicación galáctica,‭ ‬como si el hiperespacio hubiese desaparecido y las armas quedaron inoperativas‭ ¡‬En toda la galaxia‭!‬ Los comandantes lo interpretaron como un aviso.‭ ‬¿No sienten como si alguien nos observa‭?

    — ¿Lo ves,‭ ‬Kikono‭? ‬Hay tiempo para comprender un poco más.‭ ¿‬No te parece un gran reto‭? ‬Tal vez encuentres el sentido de esto.

‭    —‬Hablas como mi fallecido gurú,‭ ‬no comprendo nada de lo que dices,‭ ‬pero me despiertas la curiosidad.

‭    ‬Kikono guardó el puñal,‭ ‬recogió las armas y comenzó a caminar hacia el transbordador.‭ ‬En ese instante una multitud de Oni pasó alrededor de la pareja,‭ ‬ninguno de ellos los tropezó y los ojos de algunos se cruzaron con los de los humanos,‭ ‬pero el contacto visual fue vacío.

Fin

<

p>Nuevamente muchas gracias a Joseín por participar durante todo el año con nosotros, no olvidemos que este relato participa en el Desafío del Nexus de Diciembre, así que si disfrutaron de esta historia, no dejen de votar por ella con el botón “Me Gusta” de facebook.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos