Claro que hay mucha gente que sabe cocinar, y eso no los hace mejor que nadie, o por lo menos ellos no se sienten mejor que nadie, pero con este tipo es diferente. Él se llama Gordon Ramsay y le ha cocinado a reyes, a estrellas de la música el cine y la televisión. Pero aún así, eso no es lo curioso. Lo curioso es que este señor tuvo un programa en la televisión britanica y actualmente tiene unn programa en la televisión norteaméricana que ya va para seis temporadas, pero eso no lo hace mejor que nadie, hay miles de chefs de televisión; pero es que a esos chefs les pagan para que cocinen en el programa, en cambio a Ramsay le pagan para que insulte a la gente.

Insultar es bueno o Ramsay es mejor que tu
Por ejemplo, yo digo que si en este momento Jesucristo, Buda, Simón Bolivar o alguien similar baja del cielo y me insulta, sería algo muy bueno, dedicaría una larga parte de mi vida a reflexionar ¿que pasó? ¿por qué un ser superior vino y me insultó? de hecho pienso que si el insulto fuese lo suficientemente explicativo, podría hasta obtener una enseñanza. Claro, eso sería con esos personajes. Ahora, sería muy distinto si viene un tipo cualquiera y me insulta, allí se prende la de san Quintín y hasta en las manos puede terminar la cosa.
Ese es mi caso, al parecer no es el caso de mucha gente.
Volvamos al ejemplo de Hell’s Kitchen, ¿de qué se trata el programa? de un tipo que insulta a otras personas. Hay un equipo de cocineros jovenes que evidentemente no tienen la experiencia de Ramsay, pero al menos (nos hacen creer) dan su mejor esfuerzo, y evidentemente de vez en cuando meten la pata (o mejor dicho necesariamente meten la pata) que es donde el cheff Gordon y su gran capacidad insultadora salen a relucir, tanto es así, que si ven la publicidad que hacen aquí en Venezuela, se darán cuenta que el pedacito que muestran es precisamente cuando está insultando a uno de los muchachos:
Ramsay: ¿what is that?
Cocinero joven: Medium
Ramsay (Iracundo): ¡THAT IS PINK IN THE MIDDLE!

Yo me imagino que al finalizar la grabación del programa, el director se aproxima a Ramsay y le dice, excelente cheff, insultaste a los muchachos de forma maravillosa, quedaron totalmente humillados, te vamos a pagar un bono por esto, sigue así.

Ahora para que a mi, me insulten en un programa de televisión, y yo me lo aguante, tiene que ser como ya dije, Jesucristo, Buda, Bolivar, Shakespeare, etc.
Tiene que ser que estos jovenes cocineros, ven a a Ramsay como un personaje de ese tipo, eso, o les están pagando muy bien.

¿Cuanto vale que te humillen?
Fijense ustedes que al finalizar la temporada, el ganador obtiene un gran premio, si no me equivoco creo que es un restaurant.
Entonces pongamos en la balanza, te van a insultar durante toda la temporada de un programa de televisión, que va a aparecer en las pantallas de televisión de media humanidad e incluso va a ser grabado en DVD’s y otros medios; pero te van a dar un buen sueldo y existe la posibilidad de que al final tengas un restaurante…

En mi caso la respuesta es muy clara, NOOOOOOOOOOOOOOOO…
He rechazado cosas mejores por menos, pero es evidente que no es el caso de muchas otras personas.

Humillar a los demás es bueno
Evidentemente a nadie le gusta que lo insulten, pero evidentemente también hay algunas personas que están dispuestas a ser humilladas si la paga es la correcta, esto viene a destacar con toda una serie de programas de “real-tv” si nos ponemos a pensar programas como “The Aprentice”, “The Flavor of Love”, “American Idol” y otros similares no son tanto concursos de habilidad ni nada similar, si no por el contrario galerías de humillación, pues esto es lo que más se destaca.
¿Cómo se explica esto? ¿Cómo es posible que semejante locura sea tan exitosa? Pues es muy sencillo, a la gente le gusta ver a los demás siendo humillados; y también les gusta el humillador, el insultador, observemos el éxito y la importancia que tienen los insultadores en estos programas ¿piensan ustedes que sería posible un American Idol sin Simon? Definitivamente no, estos shows no giran en torno a la habilidad de los concursantes, giran en torno a la humillación.

Política Venezolana
Entonces fijense, en mi caso, para poder aguantarme un insulto tiene que ser alguien superior, otras personas en cambio están más dispuestas a aguantar insultos por otras razones.
Pero lo que quiero destacar es que los insultadores son vistos por los demás como buenos, como divertidos, me atrevería incluso a decir que los insultadores son identificados como figuras masculinas, como valientes, y hasta como líderes.
Y eso explica muchas cosas, trasladen lo de los insultos y los insultadores de la televisión a la política, específicamente a la política venezolana ¿quien tiene programas de televisión que duran horas y horas en donde se dedica a insultar a los demás?
Por supuesto un porcentaje de la población no tolera esto, pero evidentemente hay un enorme sector de la sociedad al que le está gustando esto.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos