pennjillette videogames

Sabes, cuando tenía 15, 16, 17 años, pasaba cinco horas al día haciendo malabares y probablemente otras seis horas escuchando música seriamente.

Si tuviese 16 ahora, pondría todo ese tiempo en jugar videojuegos, la cosa que la gente vieja no entiende es – sabes que si nunca has escuchado a Bob Dylan, y lo escucharas por 15 minutos, no vas a entenderlo. Simplemente no vas a comprenderlo. Tienes que poner horas y horas para comenzar a entender la forma, y lo mismo sucede con los videojuegos. No basta con simplemente mirar un shooter en primera persona donde están matando zombies para entender los matices. Hay esta tremenda cantidad de arrogancia y superioridad, donde alguien puede mirar algo por cinco minutos y despreciarlo. Cuando se habla de videojuegos o clásicos de la música del siglo XX, no se puede hacer en cinco minutos. No se puede escuchar El Rito de la Primavera una vez y entender de que va Stravinski. Parece que deberías al menos tener la gracia de decir que no lo sabes, en lugar de decir que lo que hacen los otros está mal.

El cliché del muchacho nerd que no sale y que solo juega videojuegos es totalmente cierto. Y también es cierto para el chico nerd quien estudia libros de cómics y se convierte en un genio, y también es cierto para el chico nerd que escucha cada cosa nerd Led Zeppelin saca. Esa clase de obsesión en un chico de 16 años no es fea. es bella. Esa clase de obsesión llevará a un sofisticado hombre de 30 años que tiene antecedentes en esta forma de arte.

Parece tan simple, y sin embargo estoy constantemente en estos grandes argumentos con gente en la computadora que están diciendo, “nunca dejaré que mi hijo haga esto o aquello en un videojuego.” Y estos son los adultos que cuando eran jóvenes estaban tomando ácido y escuchando a The Grateful Dead.

Quiero decir, The Grateful Dead es probablemente música basura. Es imposible – es teóricamente imposible hacer un videojuego tan malo como The Grateful Dead. Dejo eso allí como un desafío.

Penn Jillette

Comparte este artículo con tus amigos