El otro día estaba leyendo este artículo en Sciam: The World is not enough for Humans

Allí, el autor David Biello, apunto a toda una serie de problemas que encara una siempre creciente humanidad, desarrollándose en un ambiente limitado como es nuestro planeta.
Entonces recordé las respuestas que se le han dado al problema. El primero y más evidente es el de controlar la población o incluso reducirla. Por supuesto es importante que tengamos un cierto control sobre nuestra velocidad de reproducción, sin embargo un control total y absoluto también tiene sus desventajas, comenzando por el hecho de que debe ser bastante desagradable vivir en una sociedad donde la mayoría de la población son ancianos en lugar de jóvenes (que eventualmente tendrán que trabajar para mantener a los ancianos) me parece que una sociedad de ese tipo encontrará que sus valores y formas de pensar se congelan por un largo período de tiempo. Resulta claro que desde un punto de vista evolutivo, contradecir a la reproducción no es lo más inteligente que podemos hacer. Sin embargo a mi juicio el mayor problema de esto es que la humanidad continúa poniendo “todos sus huevos en una canasta” cuando apostamos por el control o reducción de la población, a lo que estamos apostando es a que la humanidad vivirá para siempre en este ambiente limitado que es nuestro planeta.
¿Ya ven por donde voy verdad? 😉
La respuesta está en el espacio, pero cuando digo espacio, estoy siendo muy literal, no me refiero a otros planetas, no, me refiero al espacio.
Me llama la atención los muchos estudios y esfuerzos que se hacen en torno a la colonización y la supuesta “Terraformación” de Marte.
Dejemos algo en claro, por mucho esfuerzo que se ponga en este sentido, nunca lograremos que Marte sea idéntico a la Tierra, está muy lejos del Sol, no posee la misma masa, etc. Aún así es posible conseguir que el planeta Rojo se aproxime mucho a las condiciones que tenemos aquí en la Tierra, pero solamente tras muchísimo esfuerzo y con altísimos costos, siempre me pregunto ¿quien va a pagar por eso?
Existe gente que va más allá y piensa que la humanidad no emigrará al espacio si no hasta que el viaje interestelar sea posible y consigamos a un planeta similar a la Tierra.
Ante esta perspectiva hay que decir dos cosas; poseemos la teoría para desarrollar viaje interestelar hoy en día, sin embargo llevar esa teoría a la práctica es costosísimo, dudo que una civilización monoplanetaria sea capaz de afrontar tales gastos. Luego incluso cuando sea posible encontrar otro planeta similar al nuestro, no creo que lo encontremos muy pronto, y quizá más importante ¿que nos hace creer que un planeta así estaría desocupado? si la Tierra desarrolló a sus propios inquilinos, es muy posible que otros mundos similares al nuestro desarrollen a los suyos propios.
¿Donde está el paraíso entonces? En la órbita mis amigos.
Como ya les comenté antes, nuestro Sol es una magnífica fuente de energía, un inmenso horno de fusión justo en nuestra vecindad; y la energía es uno de los recursos fundamentales para el desarrollo de una civilización, en el espacio encontramos también a los asteroides, a diferencia de los planetas, los asteroides son mucho más económicos de explotar, la principal razón es que no poseen el pozo gravitatorio de los planetas, es decir, se puede descender sobre el asteroide, extraer los recursos y luego salir del asteroide no es necesariamente una tarea tan titánica como lo es salir de un planeta. Gerard K O’Neill calculaba que al ritmo de reproducción actual, solamente utilizando los recursos de los asteroides y la energía de nuestro Sol, sería posible sostener a la humanidad durante 70.000 años, ¿interesante no?

Las estaciones espaciales propuestas por O’Neill podrían imitar el ambiente terrestre mucho mejor que cualquier planeta y a un precio mucho mas asequible para nuestra actual civilización, no solo la gravedad sería similar, si no también la luminosidad, la densidad atmosférica, etc.

Es curioso pensar que la tecnología para esto existe hace 30 años y que sin embargo los gobiernos del mundo (hasta el momento) han preferido continuar invirtiendo en tecnología bélica.

Space Stuides Institute

Cretaing a Solar Civilization

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos