The Killing Machine Jack Vance Imagen por David Russell

“La humanidad es vieja, la civilización es nueva: el funcionamiento de estos engranajes está lejos de ser suave y así es como debe ser. Nunca debe un hombre entrar en una construcción de cristal o metal, o una nave, o un submarino, sin un pequeño shock de asombro; nunca debe debe evitar un acto de pasión sin una pequeña sensación de esfuerzo. Nosotros los de El Instituto recibimos una intensa inculcación histórica; conocemos a los hombres del pasado, y hemos proyectado docenas de posibles variaciones futuras, las cuales, sin excepción son repulsivas. El Hombre tal como existe ahora, con todas sus fallas y vicios, un mil gloriosos compromisos entre dos mil estériles absolutos es óptimo. O así nos parece a nosotros que somos hombres”.

Xavier Skolcamp, Miembro Super-Centenario de El Instituto.

Atentos que no estoy hablando del insti de las series de animación japonesa, me refiero a El Instituto, una ciclópea organización que parece permearlo todo en el universo de la Vastedad Gaeana que aparece en muchas de las novelas y relatos de Jack Vance.

Aunque sé que la gran mayoría de ustedes no son fans de la literatura de Vance, el concepto de El Instituto no es difícil de comprender, se trata de una poderosa organización académica que está enormemente avanzada en comparación al resto de la civilización y se encarga de controlar el avance de la tecnología o de suprimir aquellos avances tecnológicos que considera demasiado peligrosos.

Imaginemos por un momento que algo como El Instituto hubiese existido durante la Segunda Guerra Mundial, ¿se hubiesen desarrollado las armas atómicas? ¿En qué clase de mundo viviríamos si las bombas nucleares no se hubiesen desarrollado nunca? ¿Habríamos tenido una Tercera Guerra Mundial pero sin armas atómicas? Y qué decir de otros desarrollos tecnológicos como las armas bacteriológicas, o químicas, con una institución tan poderosa como El Instituto sería muy probable que jamás hubiésemos podido si quiera pensar en ellas.

Si uno lo piensa con cabeza fría la presencia de El Instituto en la gran mayoría de las obras de Ciencia Ficción de Vance, sirve para que las tecnologías no se le salgan de control al escritor y que este pueda continuar presentándonos una visión de un futuro comprensible. Pero también hay allí un fuerte mensaje político.

Stem_cell_treatments

Algo similar a las acciones de El Instituto, lo hemos visto cuando en los USA se pusieron trabas a la investigación sobre células madres, no solo se retrasó el avance en esa dirección, pensemos también en todas las vidas que no se salvaron por culpa de ese retraso. Pero mientras los USA detenían esta investigación, otros países no perdieron su tiempo e hicieron un montón de descubrimientos en esa dirección.

¿Qué hubiese pasado si El Instituto existiese en nuestro mundo? ¿Se habrían opuesto a esta investigación? ¿Hubiesen podido otros países avanzar la investigación?

asteroid_base

Tomemos otro ejemplo “peliagudo” del que hablábamos hace poco, la minería de asteroides, el cual puede traer grandes avances a nuestra civilización como un todo, pero también podría traernos una nueva clase de armas sumamente peligrosas, ¿no sería agradable saber que existe una institución pública vigilando que las cosas se estén haciendo bien y que no se esté planeando utilizar estas tecnologías de forma bélica? En cambio todo está en manos de empresas privadas, ¿quien vigila a esas empresas?

Ya en el horizonte vemos claramente que otra de las tecnologías que viene creciendo de forma indetenible es la Impresión 3D, ¿qué va a significar ese desarrollo para nuestra civilización? ¿Cómo nos va a afectar económicamente? Ya hemos visto las cosas fantásticas que se consiguen con la Impresión 3D, tan solo imaginemos las infinitas posibilidades creativas, pero también podemos ver ya la facilidad que da para crear armas, ¡Y solo estamos comenzando! ¿quien vigila esto? ¿Quien decide lo que se puede y lo que no se puede imprimir?

Pero quizá lo mas importante es darnos cuenta que ya en estos momentos la tecnología nos está permitiendo guiar la evolución de nuestra especie, ¿En qué formas vamos a evolucionar? ¿Quien decide eso? ¿Nos van a consultar? ¿Se dividirá la humanidad en subespecies? ¿Qué consecuencias traerá eso para el futuro de nuestra civilización?

¿No sería genial que existiera El Instituto? Una organización capacitada para tomar esas decisiones y además capaz de hacer cumplir esas decisiones.

Pero ahora pensémoslo desde el otro lado ¿quienes formarían parte del Instituto? ¿Quien nos garantiza que sus decisiones serían las correctas? ¿No se corromperían controlando semejante poder? ¿Cómo se evitarían las filtraciones? ¿Cómo sabemos que serían leales a la civilización a la que sirven y no tan solo a su propia organización? Después de todo solo son hombres

¿Qué opinas tú? ¿Debería el desarrollo tecnológico continuar avanzado sin ninguna vigilancia? ¿Quienes están en capacidad de supervisarlo? ¿Cómo podrían asumir tan titánica tarea? ¿Cómo evitarían corromperse? ¿Cómo evitarían anquilosarse y por ende retrasar el avance de la civilización?

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos