En una ocasión mi amigo Carlos me vio jugando este juego; y al ver la forma con la que jugaba con la cámara me dijo “Vladimir tu lo que tienes es un complejo de Director de cine frustrado” HAHAHAHAHA! quizá sea verdad; una de las cosas que más disfruto es que después de terminar un buen juego puedo guardar la repetición y dedicarme a observarlo con total tranquilidad; utilizando toda la libertad que me concede la cámara, como ya nos tienen acostumbrados los juegos de Relic.

Este juego posee unas “animaciones sincronizadas” esto significa por ejemplo, que hay un pequeño chance de que observemos como el Sacerdote de la Guardia Imperial introduce la hoja de su motosierra precisamente en las junturas de la armadura del Marine del Caos; o que un Dreadnought toma con su brazo a un pequeño Cultista y lo hace girar en lo alto hasta que este desaparece hecho trizas.

Al ver los créditos de Dawn of War puedes ver algunas de estas animaciones sincronizadas.

Es mi juego de estrategia en tiempo real favorito; supera con creces la jugabilidad de todos los otros que he probado. Ha diferencia de la mayoría de RTS que pululan en el mercado, Dark Crusade, se concentra en el combate, el jugador no tiene, o mejor dicho no debe quedarse escondido en su base recolectando recursos durante la mitad del juego; en lugar de eso el juego lo estimula a que salga al campo de batalla para obtener recursos al capturar los puntos de requisición (requisition points); estos “puntos de requisición” están ubicados en áreas claves del campo de batalla lo cual le da un sentido más estratégico a este modo de obtener recursos, o sea que no sólo es una cuestión económica, también es una ventaja táctica pues con frecuencia quien controla esos puntos, está ubicado en áreas que le da un mejor control del terreno.

Y como te explican en el mismo tutorial del juego, es importante que captures los puntos de requisición para obtener recursos; pero es más importante capturarlos para negarle esos mismos recursos al enemigo.


Como ya dije, el terreno es muy importante en el desarrollo de la batalla, si esperas a el enemigo en la orilla de un rió mientras este se ve obligado a caminar a través del agua; puedes estar seguro que tus guerreros tendrán una enorme ventaja. Adicionalmente si estacionas a una unidad de soldados a pie o a cualquier unidad con piernas en un cráter o en cualquier hundimiento del terreno; veras como la unidad se agacha para aprovechar la ventaja defensiva de esa cubierta.

Otro aspecto interesante es la moral de las tropas, muy pocos juegos de estrategia aplican esta lógica del combate, pero cuando pones a tus soldados a combatir en una situación imposible, es muy normal que en cuanto el escuadrón comience a perder tropas, los otros se desmoralicen; cuando eso pasa, las unidades pierden mucha de su capacidad defensiva y ofensiva y puede que incluso dejen de obedecer ordenes.

Las unidades pueden atacar de rango o irse cuerpo a cuerpo, teniendo cada unidad ventajas y desventajas en cada estilo; por ejemplo un escuadrón de Space Marine se las vería negras en un combate de rango contra un escuadrón de Fire Warriors, basta con ordenar a los Space Marine cambiar la táctica a cuerpo a cuerpo, para voltear la situación totalmente.

La mayoría de los juegos de estrategia en tiempo real tienen dos o tres facciones (las razas); Dawn of War en cambio empezó con cuatro diferentes ejércitos, Los Space Marines (The Emperor’s Finest), Los Eldar, Los Orcos y Los Marines del Caos; posteriormente con la primera expansión “Winter Assault” agregaron un nuevo ejercito La Guardia Imperial y luego en la siguiente expansión “Dark Crusade” agregaron dos ejércitos más Los Tau, y Los Necron.

Cada ejercito tiene su estilo particular, siendo a mi juicio los más fáciles de jugar los Space Marines y los más dificultosos los Eldar; sin embargo esto no significa que los Space marine ganen siempre, o que los Eldar pierdan siempre; el juego esta bastante bien balanceado en ese sentido.


Si son de los jugadores de la vieja escuela y prefieren jugar al viejo estilo, quizá deberían probar a la Guardia Imperial quien juega muy bien en un estilo defensivo.
Por el momento mi ejercito favorito son los Tau, esa estética supertecnológica y las unidades tipo Mech me compraron rapidito ;D

Sin embargo los Tau no son fáciles de jugar, sus unidades están muy especializadas, sobre todo en el ataque de rango; no obstante, sabiendo balancear la ecuación con una buena cantidad de tropas Kroot (una especie de subejercito de los Tau) se puede solventar esta desventaja “Kroot and Tau stand this one.”


Esa es otra cosa que me gusta del juego, cada unidad tiene sus “líneas” por ejemplo los Space Marines suelen exclamar frases grandilocuentes alabando al Emperador “Its better to die for the Emperor than live for yourself” eso lo dice un Dreadnought que es una suerte de Mech en donde el cerebro de un Space Marine fallecido es regresado al campo de batalla.

Los Marines del Caos por su lado cuando están sin hacer nada, con frecuencia se elevan por los aires en un maligno éxtasis y dicen cosas como “Do you hear the voices too?” HAHAHAHAHAHA
No cabe duda de que el juego se esta beneficiando enormemente de todo aquel fondo histórico y estético que le provee WarHammer 40K.

El juego mejoró enormemente con la segunda expansión “Dark Crusade.” Una campaña interactiva en donde tu decides donde quieres pelear y además puedes obtener ítems para tu héroe principal e incluso tropas especializadas y otras habilidades que cambian la forma de la guerra.

Pero lo que más me gustó fue que no me obligaron a jugar una vez más como un novato de la estrategia; me refiero a esa mala costumbre que tienen casi todos los juegos de estrategia en tiempo real de obligarte a jugar las dos o tres primeras misiones de una campaña con apenas dos o tres tipos de unidades de las más sencillas; entiendo que eso sea bueno para un novato que esta aprendiendo a jugar, pero no es mi caso; y fue un gran alivio ver que podía desplegar toda mi capacidad estratégica desde el comienzo de la primera misión de la campaña.

La única cosa a lamentar sobre esta expansión fue el terrible cambio de voces en los comandantes de los ejercitos; por ejemplo tanto en winter assault como en Dawn of War el comandante de los Space Marines gritaba con fuerza “FOR THE EMPEROR BROTHERS!!!!” en la nueva expansión parece estar medio dormido cuando dice entre bostezos algo asi como Por el… ¿cómo se llamaba? ¡Ah si el emperador el tipo ese! XD
Menos mal conseguí un mod que me permitió volver a utilizar las voces viejas.


Me parece a mi que el juego tiene además una utilidad adicional; como puedes configurar la apariencia de tus ejércitos a tu gusto; sería una buena idea probar diferentes combinaciones de colores en este ambiente virtual antes de gastar dinero en pintar unas miniaturas reales ¿buena idea no?


Ya he probado también Command and Conquer 3 y Supreme Commander, y si bien tengo que admitir que no me corrían tan bien como Dark Crusade; también es cierto que pude jugar muchas misiones e incluso terminé la campaña de GDI en Command and Conquer 3. Pero tengo que admitir que no sentí la misma diversión que disfruto con Dark Crusade. Y la realidad es que aunque tengo esos juegos instalados en mi PC prácticamente no los juego, mientras que no paso un par de días sin lanzarme mi partida de Dawn of War.

http://www.dawnofwargame.com/

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos