Ciudadelas, también conocido como Citadels, es un juego en donde construimos una pequeña ciudad pero al mismo tiempo debemos encargarnos que los otros jugadores con los que estamos compitiendo no lo consigan.

Ciudadelas es un juego de cartas en donde cada carta representa un distrito o un personaje. Estos distritos serán los que conformen nuestras ciudades, algunos son económicos y fáciles de construir, otros resultan mas costosos pero tienen interesantes habilidades, o te valdrán mas turnos  al final de la partida.

Al principio de cada turno cada jugador escoge secretamente el personaje al que quiere jugar, los jugadores que escogen primero tienen mas alternativas, pero quienes escogen de último tienen un mejor chance de intuir lo que han escogido los otros. Algunos personajes te dan ventajas para construir mas rápido, otros te permiten destruir las construcciones de los demás, y otros te permiten protegerte. Cada uno posee diferentes ventajas y desventajas, y durante un juego es muy probable que cada jugador pase por cada una de estas facetas.

Veámoslo explicado con mas detalle en el siguiente video de La Mazmorra de Pacheco:

Ah, pero que buen video, lo explican muy bien.

En la partida que yo jugué me tocaron muy buenos distritos, pero todos muy costosos, así que cuando me tocó escoger mi primer personaje, me decidí por el Arquitecto porque me permitía obtener mas dinero y mas cartas, de ese modo tendría mas de donde elegir y tendría también mas recursos para actuar. Sin embargo no pude construir la maravilla que tenía en la mano porque era demasiado costosa, me tocaba esperar, pero igual pude construir un distrito de nobleza de buena calidad, un castillo que me costó cuatro monedas.

Pero en el siguiente turno estaba nervioso, ¿qué ocurría si alguien elegía el Mago y me quitaba la maravilla que tenía en las manos? Por eso cuando me tocó escoger personaje y vi que tenía la oportunidad de escoger el Mago, la tomé de inmediato, de ese modo me protegía y al mismo tiempo conseguí deshacerme de una carta demasiado costosa que igual no me serviría de mucho, y la cambié por un distrito mas económico que sí pude construir durante ese turno.

No fue hasta el tercer o cuarto turno que conseguí montar la maravilla, una escuela de magia que me resultó muy útil pues me permitía cobrar como si fuera de cualquier color.

A partir de allí jugué a protegerme con el Condotiero o con el Obispo para evitar que me destruyeran mis distritos y terminé ganando pero por pura suerte porque luego vimos que otro amigo tenía las cartas para ganar y no lo hizo por descuido.

En conclusión creo que Ciudadelas es un excelente juego, se entiende rápido, se puede jugar con bastante gente y resultó sumamente entretenido.