el_zoo_humano Llegamos así al día 29 del Reto de los 30 Libros, el penúltimo día del reto, y nuevamente me la ponen muy difícil porque hoy tocaría reseñar “Uno que se haya robado” y yo no he robado nada nunca en mi vida, mucho menos un libro. habrá quien diga que todos los libros que he leído copiados en la Internet son robados, pero yo no pienso que sea así, copiar no es robar. Así que voy a reseñar un libro que seriamente consideré robar, aunque no lo hice 😉

Estaba en mi temprana adolescencia y le hicimos una visita a mi familia en Caracas, tenía una fuerte manía lectora en esos días y mi tía Fanny, me prestó algunos libros muy interesantes, “Yo estoy bien, tú estás bien”  de Thomas A. Harris (No, no es el mismo de El Silencio de los Inocentes) y también, El Mono Desnudo y El Zoo Humano de Desmond Morris, Comportamiento Intimo, no me lo quiso prestar por considerarme muy joven para el libro, pero me lo prestó después 😉

“La Ciudad no es una Jungla de concreto, es un Zoológico humano”

Desmond Morris

El Mono Desnudo, ya lo hemos comentado brevemente en otras ocasiones, así que me concentraré en El Zoo Humano. Este libro, es una de los primeras exposiciones de lo que hoy en día llamamos “sociobiología”, Desmond Morris, hace una excelente presentación al gran público de las consecuencias que tiene nuestra herencia biológica y nuestra evolución, sobre la forma en que hemos desarrollado nuestras sociedades y como llevamos nuestras relaciones.

Por ejemplo recuerdo mucho un pasaje en donde Morris menciona que solo conocemos a unas 500 personas, es decir, ese es el máximo de una tribu, cuando la tribu pasa de ese punto, hay un cambio fundamental en la forma en que funciona la sociedad. Por ejemplo, cuando un pueblo se mantiene por debajo de los 500, sus habitantes se conocen todos los unos a los otros, pero en el momento en que se supera ese número, algo se rompe, dentro de ese mismo pueblo comenzarán a desarrollarse subtribus, habrán nosotros y ellos.

Entonces aparece la MegaTribu, sigues formando parte de Barquisimeto, sigues formando parte de Caracas, pero en un nuevo nivel, tu verdadera tribu, tu verdadera gente, es la que tienes anotada en tu libreta telefónica, hoy en día sería los que tienes anotados en tu smartphone.

¿Y qué decir de las redes sociales? ¿Se manifiesta la MegaTribu allí también? ¿Será por eso que nos molesta tanto cuando alguien a quien apreciamos no nos agrega en facebook o no interactua con nosotros? ¿Es que sentimos que nos está rechazando de la tribu? Me pregunto que dirá Desmond Morris al respecto. Estoy seguro que las redes sociales son un terreno muy rico para los sociobiólogos de hoy día 😀

Recuerdo que el autor señalaba como cuando vamos caminando por la ciudad entre la gente, asumimos la actitud de un mono que camina por en medio de un bosque, las demás personas son como árboles con los que no interactuamos. Una actitud antinatural que hemos tenido que desarrollar porque de lo contrario pasaríamos todo el día saludando gente.

Por supuesto, ante un libro tan bueno, consideré seriamente no devolvérselo nunca a mi tía Fanny, pero no pude, la siguiente ocasión en que volví a Caracas, le devolví sus libros 😉

Related articles
Enhanced by Zemanta

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos